Menú
¿Sabías qué un NFT consume tanta energía como tres hogares y medio...

¿Sabías qué un NFT consume tanta energía como tres hogares y medio al día?

Una de las tecnologías que más ríos de tinta han hecho correr a lo largo del pasado año han sido los NFT. Sus siglas significan «token no fungible«, y hacen referencia a un activo digital que no podrá consumirse ni sustituirse.

Estos archivos digitales se registran mediante un contrato inteligente que les asigna un número único, lo que proporciona tranquilidad a su propietario frente a posibles réplicas.

De esta manera, no es de extrañar que se hayan convertido en toda una revolución en el mundo del arte y los contenidos digitales gracias a su capacidad de ofrecer una oportunidad a todo tipo de creadores.

Por desgracia, una tecnología que parece estar destinada a marcar un antes y un después en no pocos sectores a causa de unas capacidades y propiedades que aún apenas empezamos a atisbar, está envuelta de gran polémica en la actualidad.

El principal motivo de todo el debate a su alrededor está centrado en el claro mercado especulativo que se está formando a su alrededor, con sus principales detractores elevando la señal de alarma ante lo que entienden como un esquema piramidal adornado de neologismos y términos tecnológicos.

Pero, dejando esto a un lado, quizás la problemática más acuciante que plantea este tipo de tecnología es su impacto energético y medioambiental.

¿Cuánta energía consume un NFT?

El proceso de crear y comercializar un NFT recibe el término de (minting). Cuando un artista mina un NFT de una obra digital suya, ese NFT acaba siendo la entrada de un bloque de la gigantesca cadena de bloques que se usa en la red Ethereum.

Relacionado:  BJC presenta su gama de productos con acabado antibacteriano para Iris e Iris Plus

Es difícil estimar la huella de carbono ligada al minting y comercialización de un NFT porque hay otros muchos procesos implicados. De hecho, ante la imposibidad y falta de datos actual para estudiar esto de manera aislada, lo que se ha analizad no es el impacto medioambiental de la creación de un NFT en particular, sino de una transacción en la red Ethereum en general.

De esta manera, varios estudios  intentan estimar esa cantidad. Quizás el más conocido es el del artista y programador Memo Akten, quien sitúa la huella de carbono de estas transacciones en torno a los 20 kg de CO2.

Para realizar su estudio, Memo Atken utilizó las fuentes de información disponibles y un análisis propio para calcular la huella de carbono que produce el registro de las compraventas de NFT en la blockchain Ethereum.

Tras 80.000 transacciones que originaron unos 18.000 NFT diseñados por 633 artistas en la plataforma SuperRare, una de las preferidas para la compraventa de criptoarte, llegó a la conclusión de que, de media, esos 18.000 NFT consumieron 421 kWh cada uno, lo mismo que el consumo eléctrico en un mes y medio de un ciudadano europeo, que tres hogares y medio al día o dos horas de vuelo de un avión.

COMPARTIR
Subscríbete a nuestra Newsletter

Subscríbete a nuestra Newsletter

Únete a la comunidad #iE y disfruta del mejor contenido especializado del sector industrial y eléctrico; actualidad, reportajes, empresas y organismos públicos, entrevistas, eventos, opinión, y mucho más.

Te has registrado correctamente.