Entrevistamos a Fernando Ferrando, presidente de Fundación Renovables, que tiene como objetivo tiene como objetivo sensibilizar a la sociedad sobre la necesidad de llevar a cabo un cambio de modelo energético. Durante la entrevista, hace una valoración precisa del punto en el que se encuentra esa transición hacía un modelo de consumo responsable.

¿Cree que el autoconsumo va a ser la forma predominante de consumir energía en los próximos años?

No sé si se puede definir como predominante, pero sí como habitual. Debemos acostumbrarnos a ser consumidores responsables y asumir nuestro papel de forma activa, no solo generando parte de nuestras necesidades, sino también adaptando nuestra demanda en función de la disponibilidad de energía y de forma eficiente.

Por otro lado, no hay que olvidar que esto es posible porque en términos económicos la forma más barata de cubrir nuestras necesidades es implantando el autoconsumo.

En el mes de enero trascendió que en Alemania por primera vez la energía eólica y la solar superan la producción de los combustibles fósiles, ¿en qué punto se encuentra España ahora mismo y qué puntos de mejora nos faltan para llegar a esos niveles?

La eólica ya es la primera fuente de generación de electricidad en España y el objetivo de que el 74% de la electricidad se genere con renovables en el 2030 es importante aunque no esté en consonancia con incrementar el peso de la electricidad en la cobertura de nuestras necesidades energéticas, por economía, por eficiencia, por menores emisiones o para reducir la dependencia del exterior.

La neutralidad en carbono está prevista para 2050. ¿Cree que estamos en el camino correcto para conseguirlo?

Los objetivos de aporte de renovables son adecuados, pero no la forma de consumir energía. España ha apostado por cambiar la oferta y nos alegramos, pero ha dejado a un lado trabajar para adaptar la demanda y su todavía dependencia de los procesos de combustión. Recientemente la Comisión Europea con el Fit for 55 ha vuelto a poner el acento en compromisos que en nuestra reciente Ley de Cambio Climático se soslayaron.

El gobierno está aprobando medidas para incentivas las energías renovables en nuestro país. Recientemente se aprobó, por ejemplo, un paquete de ayudas de 660 millones de euros para fomentar el autoconsumo. ¿Cómo se valoran desde la Fundación estás medidas? ¿Cree que son suficientes?

El problema no es económico ni de necesidad de ayudas, ya que pensar es más barato generar con renovables que con otras energías, sino las barreras administrativas que existen desde el propio sistema eléctrico. Yo puedo contratar la potencia que quiera para una industria como consumidor, pero si quiero poner autoconsumo y la potencia supera los 15 kW tengo que pedir acceso a la red y supeditar mi iniciativa al poder de las distribuidoras, empresas pertenecientes a grupos empresariales con intereses contrapuestos. Necesitamos que los actos administrativos no sean un freno.

¿Cuál es la clave para llevar una transición energética que ponga al ciudadano en el centro y no el beneficio de las grandes empresas?

Trabajar por la demanda, eliminar barreras y el poder, con un claro conflicto de intereses del sector tradicional energético. Implementar una política Fiscal que ayude a lo que queremos fomentar y grave lo que no queremos. En cierta manera, que nuestra política energética sea consecuente con la realidad de España como país altamente dependiente, ineficiente y con un lobby energético con demasiado peso en la definición de las políticas.

Relacionado:  Crece la familia de soluciones conectadas WITH NETATMO: nuevo comando inalámbrico de 4 escenarios de Legrand

¿Qué valoración hace de los picos de precio a los que está llegando la electricidad en España? ¿Qué medidas hay para controlar su volatilidad?

Desde la Fundación llevamos tiempo pidiendo una reforma profunda de la Ley del Sector Eléctrico del año 2013 en la que se empiece a reconocer que la mayoría de la generación carece de costes variables significativos, es decir que el peso del combustible es muy bajo, que los usuarios paguemos según el uso que tenemos y no según la rentabilidad comprometida con las inversiones del sector empresarial… El precio del Gas Natural y del CO2 va a seguir subiendo y, por lo tanto, tenemos que trabajar para que sus efectos no contaminen a las diferentes fuentes de generación y, sobre todo, que no recaigan sobre los consumidores. Tanto el FNSSE como el último anteproyecto de Ley sobre beneficios caídos del cielo son parches necesarios, pero al fin y al cabo parches, y, además, se ha optado por un modelo de validación parlamentaria que nos va a llevar más de un año, a pesar de que su implantación es urgente. Falta decisión global de reforma. La parte fiscal es fundamental: pagamos la electricidad como un bien de lujo porque siempre para los gobiernos prima más la recaudación que el efecto activo de los impuestos.

¿Podría explicarme en qué consiste el proyecto Rec4Ren, que habéis desarrollado junto a la Universidad de Málaga?

El proyecto se basa en la creación de un repositorio abierto de recursos online para la enseñanza y el aprendizaje de materias relacionadas con el consumo responsable de energía y sus efectos en la biodiversidad, desde un enfoque multidisciplinar. Cualquiera que tenga conocimientos específicos sobre una temática, puede acceder y difundir sus recursos para que sean empleados en las aulas. Por tanto, primero centraliza y luego difunde todo tipo de contenido sobre el cambio climático.

Para la creación de este repositorio se han tenido en cuenta los resultados de los proyectos de investigación en los que se hizo un análisis prospectivo de la inclusión en los currículos escolares de las disciplinas que intervienen en la sostenibilidad ambiental y la biodiversidad, con especial énfasis en las materias relacionadas con la utilización de las distintas fuentes de energías renovables. Todo ello hace que el proyecto nazca con una base teórica y de análisis fuerte, con el objetivo de subsanar y mejorar las carencias encontradas.

En este sentido, ¿qué otros proyectos tenéis pensado lanzar en los próximos meses? ¿Podría avanzarnos alguno en exclusiva?

Nuestras líneas de trabajo están claras y no solo por el lado de la oferta, sino sobre todo por el de la demanda. Creemos que hemos cometido un error al fijar objetivos ambiciosos en renovables sin hacer la necesaria ordenación del territorio para su implantación y este es un punto en el que estamos trabajando. Otra línea es seguir adaptando las ciudades a la sostenibilidad energética integral e inclusiva; no se trata solo de peatonalizar el centro, sino de recuperar la dimensión humana y el espacio público.