• HOSPITAL DE BASURTO (Bilbao, Bizkaia)

Contrato gestionado por Giroa – grupo Veolia suscrito con Osakidetza (Servicio Vasco de Salud).

El hospital de Basurto es un complejo hospitalario de Bilbao, fundado en 1898 y formado por más de 15 edificios singulares de baja altura que cubren todas las disciplinas médicas y necesidades de los pacientes.

El desafío

Los retos a superar pasaban por reducir los costes energéticos y acometer la reordenación y renovación de las instalaciones térmicas y eléctricas del hospital, por otras de última generación.

Así mismo, se pretendía asegurar la garantía de suministro de calor y frío en los diversos edificios, así como disponer de suministro eléctrico ininterrumpido.

Por último, también se destacó la importancia de mejorar las condiciones generales de confort de los usuarios, así como su percepción sobre una mejora en la calidad de los servicios.

La solución Veolia

El paso previo fue la realización de una auditoría energética completa y exhaustiva para determinar y definir las necesidades energéticas de cada edificio.

Tras conocer los resultados, se pudo construir y gestionar una red de calor y frío, dando servicio a los edificios del hospital y retirando los viejos equipos de cada edificio.

Relacionado:  La Rioja informa sobre las ventajas de implantar medidas de eficiencia energética en los edificios

Se adoptaron medidas tanto de gestión de la compra de energía primaria, como de la transformación de la energía a través de la cogeneración, es decir, gestionando la recuperación del calor sobrante y transformándolo en energía eléctrica para su venta a precios competitivos.

También fue determinante la gestión de manera integral y mantenimiento de las instalaciones con un sistema de monitorización tele gestionado desde la sala de control situada en la nueva central del mismo hospital.

[CASO DE ÉXITO] VEOLIA Y HOSPITAL DE BASURTO

Beneficios para el cliente

De esta manera se ha obtenido más espacio útil en los edificios y se han reducido las molestias sonoras gracias a la implantación del sistema de red.

También se ha conseguido reducir el consumo de combustible (gas) en un 19% al año, y las emisiones de CO2 en un 21% gracias a la cogeneración.

Finalmente, ha aumentado la fiabilidad de las instalaciones, tanto térmicas como de suministro eléctrico, y el confort y la satisfacción del usuario del centro al asegurar las condiciones de temperatura constante.

Toda la información está disponible también en su web.