• Una vez has asumido el reto de dirigir ANFALUM, ¿cuáles son los principales objetivos que se le plantean?

Pilar Vázquez ha dejado un hueco difícil de llenar como presidenta de ANFALUM. Mi función en la presidencia de la asociación va a ser temporal, sólo a la espera de convocar elecciones. Algo que tendrá lugar en diciembre de 2021 cuando las confirme el comité de dirección. Con ello, trataré de dar continuidad al excelente trabajo realizado por la anterior presidenta, y subrayar todo lo logrado en estos años. En mi calidad de vicepresidente he tratado siempre de prestar mi experiencia -tengo ya mucho más pasado que futuro- y apoyo, para fortalecer las evidentes ventajas que la Asociación ofrece a sus miembros.

En este intervalo de tiempo, quiero centrarme en consolidar el papel de la asociación como interlocutor con toda la industria eléctrica española y europea, y en nuestro rol de asesor técnico para todas las cuestiones que se plantean desde la Administración para dotar a nuestra sociedad de una iluminación más eficiente, sostenible, conectada, y adaptada al ser humano. También, como no puede ser de otro modo, trabajaré arduamente en lograr que los objetivos de ventas de las empresas españolas sean positivos, que es lo que deben ser siempre. Hemos pasado un año 2020 terrible, imprevisible, que ha hecho tambalear los cimientos de toda la economía del planeta. Ahora es el momento de recomponer de una forma racional y coherente y volver a crecer en el mercado nacional e impulsar toda la exportación.

  • En febrero iniciasteis el proyecto Tractor, alineado con el programa de fondos ‘España Puede’ y en el que solicitasteis 700 millones de euros para impulsar el crecimiento de la industria de la iluminación, ¿en qué punto está ese proyecto? ¿Se están cumpliendo los objetivos marcados en un inicio?

La Asociación de Fabricantes de Iluminación, ANFALUM, ha trabajado con otras 23 fundaciones y asociaciones del sector del material eléctrico, para definir las líneas de actuación del Macroproyecto Tractor para la Rehabilitación de Instalaciones en Edificios. Un proyecto de todos y para todos, con los que gestionar los fondos europeos Next Generation, y para los que la industria de la iluminación solicita 700 millones de euros. De ningún modo nuestro sector puede quedar al margen de esas ayudas; sin embargo conviene tener presente que ante expectativas globales un tanto desmesuradas, pueden venir frustraciones derivadas. Quiero significar que, sea cual sea la distribución o reparto de los fondos europeos, y lucharemos por ellos, esta industria debe ser capaz de emprender las iniciativas precisas para hacer el mejor uso de su capacidad, de su valía y de su esfuerzo.

Los edificios son responsables del 40% del consumo de energía de la UE, aproximadamente el 36% de las emisiones de CO2 y el 55% del consumo de electricidad, por lo que la reducción de las emisiones y el ahorro de energía en este sector son cruciales para la consecución de los objetivos europeos en materia de clima y energía.  Además de la contribución del desarrollo de la edificación para hacer frente al cambio climático, hay otros aspectos que sitúan a la edificación en el centro de atención de la transición energética y en un contexto de recuperación económica, será un sector tractor que aportará miles de nuevos puestos de trabajo.

El macroproyecto va avanzando poco a poco, impulsando un cambio tecnológico y revolucionario: sustituir la iluminación convencional por la tecnología LED. Un producto más económico, más eficiente, más sostenible y más duradero que es la gran revolución de nuestro sector, y que además permite la conectividad. Es decir, el desarrollo de la infraestructura IoT que propiciará ciudades inteligentes, hogares más digitalizados, etc. Pocos sectores han tenido en los últimos años, un dinamizador tan crucial como ha sido el LED para la iluminación; el LED como fuente de luz ha removido todo el mundo del alumbrado.

Según la repercusión en la que el Macroproyecto Tractor está trabajando, si se aplicase esta línea de actuación en 600.000 viviendas, el impacto económico que se estima en este sentido sería superior a los 400 millones de €, y los ahorros económicos conseguidos, serían superiores a los 75 millones de €.

Benito Rodríguez (Presidente de ANFALUM)

  • ¿Cuál es el momento exacto que está atravesando el mercado de la iluminación con todo lo que hemos vivido el último año y medio? ¿Las perspectivas son buenas pese a todo?

En la pasada asamblea general que celebramos en julio pusimos de manifiesto el buen comportamiento del mercado y las perspectivas alentadoras para cerrar 2021 en positivo. Con datos ya consolidados, el Sector de la Iluminación cerró 2020 en un -6,7% de ventas, con una previsión de crecimiento en 2021 del +1,7% y las exportaciones en +5%.

Un mercado que facturó el pasado año 1242 millones de euros, y que posiblemente cierre 2021 con 1263 millones, donde el mercado nacional cayó un 8,2% en 2020, 782 millones de euros, y una previsión de cierre de 2021 en -0,5%. Las ventas en el mercado exterior cayeron un 3,7% y se prevé un aumento para 2021 del 5%.

Por familias de producto, el mercado se comportó del siguiente modo durante 2020: alumbrado exterior cayó un 2,8% en 2020 y prevé una subida del 4,4% hasta los 402 millones de euros. Alumbrado interior técnico espera una subida del 1,8% para 2021 con 498 millones de euros, mientras que interior decorativo se estabiliza en 146 millones. Por su parte, fuentes de iluminación cerró 2020 con -19% de decremento, mientras componentes de luminarias cayó un 15% en 2020 y espera una subida del 1,1% para este ejercicio. Finalmente, báculos y columnas registró una caída del 1,8% en 2020 y prevé una cifra similar en 2021, en torno a los 27 millones de euros.

Pese a los datos del pasado ejercicio, pese a las dificultades acaecidas con el COVID-19, nuestro propósito, nuestro objetivo es retornar no sólo a los niveles prepandemia, sino mejorar en un mercado que está carente de una iluminación al nivel que le corresponde a nuestro país. Hay un amplio margen de mejora en nuestro sector y los miembros de la Asociación tienen el producto y la capacitación para pilotar esa necesaria transformación. 

  • ¿Qué papel ha jugado ANFALUM para ayudar a capear la crisis? ¿Cómo está afectando la morosidad en este proceso y como está impactando a las empresas?

El año pasado decidimos poner en marcha una encuesta de clima empresarial, para tener una radiografía precisa de cómo se encuentran las empresas del sector iluminación con la irrupción del Covid-19. Esta acción ya va por la cuarta oleada, y arroja datos muy interesantes.

En  esta última encuesta realizada a 33 empresas fabricantes, que representan el 73% de la facturación en iluminación, enfatizan el papel aglutinador que ha mostrado ANFALUM con la crisis generada por el coronavirus. Hemos sabido estar al lado de nuestras empresas canalizando en todo momento la información que necesitaban para la buena gestión  de sus negocios. Y por otro lado, hemos reclamado a la Administración las medidas que requerían el momento, como exigir el reconocimiento de nuestros productos y profesionales como un sector estratégico en la pandemia.

Como en todas las crisis económicas, la morosidad se hace visible. Según nuestra encuesta de clima empresarial, el 57,6% de las empresas no tiene morosidad, mientras un 30% cobran a más de 60 días. Siendo francos, ese 30%  no es nada alentador, pues significa que sigue habiendo muchos clientes en nuestro país que incumplen los plazos de pago generando situaciones difíciles a los empresarios. Probablemente, como moral de pago, seguimos siendo uno de los países que más se resisten a abandonar los últimos lugares del ranking contra la morosidad, y eso es grave. Se hace necesario seguir en la brecha apoyando todo aquello que haga que el cumplimiento de los plazos de pago no sea algo excepcional.

  • La pandemia ha acelerado sobremanera la digitalización y las nuevas tecnologías, ¿de qué forma lo habéis notado en vuestro sector? ¿Cuánto peso ha ganado el canal online?
Relacionado:  El sistema KNX de Jung, incluido en la plataforma de certificación medioambiental del GBCe

En efecto, la pandemia nos ha traído la digitalización y el uso de la tecnología para seguir trabajando y desarrollando el sector. Es indudable el boom que ha supuesto para celebrar videoconferencias, fomentar el teletrabajo, y para los fabricantes de iluminación, reducir las visitas comerciales y centrarse en canales de venta online, etc. Al ser una parte de la cadena de valor del mercado de material eléctrico, esta digitalización también llegó a los almacenistas distribuidores de material, quienes han desplegado sus plataformas de ecommerce y canales B2B. Es de lamentar que, en años anteriores no se tomaran algunas de las medidas que, ahora se han hecho imprescindibles para mantenerse en el mercado; las nuevas plataformas estaban a la vista hace ya tiempo y aquellos que lo vieron a tiempo, hoy juegan con ventaja. 

  • En este sentido, ¿cuáles son las últimas tendencias en alumbrado e iluminación?

La gran revolución que ha experimentado la industria de la iluminación ha venido de la mano del LED. Hace años, existían multitud de productos y formatos que proporcionaban luz de manera ineficiente, según los parámetros de hoy. Con el desarrollo y evolución del LED, tenemos una tecnología que ha sustituido a las anteriores por su durabilidad, su eficiencia y su conectividad.

Por tanto, la tendencia clara en nuestro mercado pasa por consolidar el cambio tecnológico hacia el LED en todos los ámbitos de aplicación, sin perder de vista la calidad y bienestar que debe proporcionar esta luz para los seres vivos, además de la conectividad, los sistemas de regulación y control. Aspectos como el reciclaje y la reutilización de los equipos son componentes de la Economía Circular y, por tanto, de una rabiosa actualidad a la que es preciso atender.

  • ¿Qué valoración hace del nuevo reglamento de Ecodiseño y Etiquetado Energético en vigor desde el 1 de septiembre de 2021?

En nuestro país hay cierta tendencia a dejar todo para el último día. Con esto quiero decir que el nuevo reglamento de Ecodiseño y Etiquetado Energético es la transposición de un reglamento que la Comisión Europea aprobó en 2019, donde se fijan los requisitos de diseño ecológico y de etiquetado energético de los productos de iluminación. Y que también fijó en el calendario su entrada en vigor el 1 de septiembre de 2021.

Para los fabricantes ha supuesto todo un reto tener que adaptarse a la nueva situación en apenas 2 años, pues la normativa implica cambios sustanciales en el rediseño del producto, y en la clasificación energética de las fuentes de iluminación. En todo caso, el reglamento beneficia al consumidor final pues dispondrá de una mejor información técnica del producto, basada en la clasificación energética por letras. Y por extensión, tiene beneficios medioambientales, para que el producto aumente su porcentaje de reutilización y se reintegre en los procesos productivos con el menor impacto ambiental. Es necesario acudir a lo ya experimentado en algunos productos que nos han precedido en cuanto a su presencia en el mercado; se precisa de un tiempo hasta que se familiariza con los nuevos datos que ahora deben indicarse.

  • Siempre os referís a la iluminación como un fenómeno transversal que ocupa nuestras 24 horas del día, ¿podríais ahondar más en ese concepto? ¿Qué hace que la iluminación sea tan importante en el día a día?

Cuando hablamos de iluminación hablamos de algo más que un producto: se trata de una tecnología habilitadora, conectada, eficiente energéticamente, y que además proporciona confort y bienestar a los humanos. La luz nos ha proporcionado la posibilidad de alargar el día, de sustituir la luz natural, para estudiar, para aprender, para vivir más y sin duda mejor. Y todo esto sucede en los interiores de edificios: tal y como señala la OMS, las personas estamos, de promedio, un 90% del tiempo en interiores.

La iluminación actual contribuye significativamente al ahorro de energía en los edificios. La iluminación representa alrededor del 20% del potencial de ahorro total de energía eléctrica rentable en edificios no residenciales: con los sistemas de iluminación basados en LED, se pueden ahorrar 29 TWh / año adicionales para 2030 (hasta 56 TWh / año en 2050).

Pero lejos del ahorro y la eficiencia, la clave de futuro está en fomentar la Iluminación Centrada en el Ser Humano (HCL, Human Centric Lighting). Al utilizar la luz del día como base para una iluminación de calidad, la HCL aporta los beneficios de la luz natural al interior. Más específicamente, el Human Centric Lighting apoya el bienestar y el rendimiento de los seres humanos al combinar los beneficios visuales, biológicos y emocionales de la luz.

El HCL proporciona la luz adecuada, en el lugar adecuado y en el momento adecuado para las diversas actividades que realizamos a diario. Una amplia gama de usuarios puede beneficiarse del HCL como pueden ser pacientes, residentes, personal de hospitales y hogares de ancianos; estudiantes y profesores en las escuelas; empleados en oficinas; trabajadores en plantas de fabricación; y residentes en sus hogares privados.

A una mejora en la calidad de la luz, para su aplicación se une la eficiencia imprescindible, especialmente en un país como el nuestro, escaso de recursos energéticos. Y ante volatilidades del precio del kWh, se hace necesaria esa transición a una iluminación más actual, que manteniendo altos estándares de calidad sea, a la vez, garante de un gasto contenido y racional.

Benito Rodríguez (Presidente de ANFALUM)

Sobre ANFALUM 

ANFALUM es la Asociación Española de Fabricantes de Iluminación y representa el 85% de los fabricantes de iluminación a nivel nacional, que aglutinan el 0,2% del PIB español con una facturación cercana a los 1300 millones de euros.

Entre sus asociados se encuentran las principales empresas de luminarias (interior, exterior y emergencias), fuentes de luz, componentes, regulación y control y soportes (báculos y columnas de alumbrado). Además, ANFALUM cuenta entre sus socios con ASEFACOL (Asociación española de fabricantes de báculos y columnas de alumbrado).

El ámbito de estas compañías es amplio en cuanto a tamaños y tipología (nacionales y multinacionales) y se extiende a todo el territorio nacional, lo que le da un carácter de interlocutor único del sector de la iluminación, ante la Administración y la sociedad.

Asimismo, ANFALUM es el único miembro español de LIGHTING EUROPE, la voz del sector en Europa desde finales de 2012, una asociación que representa a las empresas europeas cualquiera que sea su tamaño, incluidas las PYMES especializadas en luminarias tanto de uso doméstico como profesional, así como las asociaciones nacionales de la iluminación.

Entre las actividades que promueve ANFALUM destacan la eficiencia y el ahorro energético (smartlighting), el Human Centric Lighting, además de la normalización y certificación, inspección de mercado y la internacionalización, entre otras.