En estos días en los que la energía es el tema de conversación de muchos, los que trabajamos en el sector eléctrico no somos ajenos al debate que, con más o menos acierto, se genera en redes sociales y medios de comunicación.

En el escenario actual parece que todos tomamos conciencia de que la energía es un bien escaso. Sin embargo, no debemos olvidar que España posee abundantes recursos para la producción de energías renovables. Por ello, parece razonable que apostemos por estos recursos (inagotables y gratuitos) para abastecernos de electricidad. Esto, que hace años podría sonar utópico ya que era económica y legalmente inviable – no así técnicamente –, hoy es posible y ya no hay excusas para sumarnos a esta nueva realidad.

La buena noticia es que, cuando hablamos de autoconsumo, el ahorro se hace visible desde el primer momento, reflejado en nuestra factura de la luz. Ningún banco retribuirá el dinero invertido en una instalación fotovoltaica de autoconsumo como lo hace el ahorro generado, si lo comparamos con el rendimiento de un depósito o una cuenta a la vista. Ser autoconsumidores nos convierte en protagonistas del cambio hacia la economía verde.

Relacionado:  Energía y clima, puntos centrales de las campañas políticas en EEUU

En los próximos años, la lucha contra el cambio climático juega sus hitos más decisivos y la contribución de cada ciudadano cuenta. La Unión Europea ha marcado una senda de descarbonización de la economía e incluye sectores difusos como el transporte y las calefacciones que irán, poco a poco, hacia la electrificación, por lo que las razones y las ventajas de apostar por la energía renovable serán cada vez más numerosas.

El recién constituido Fondo para la Sostenibilidad del Sistema Eléctrico, y el anuncio del ahorro futuro de un 13% en nuestro recibo de la luz en los próximos años, puede ser visto como un freno a la posibilidad de autoconsumir energía, pero también como una oportunidad de acelerar la electrificación de nuestros usos energéticos.

Además, la nueva estructura de peajes es un gran aliciente para convertirse en auto consumidor, dado que la energía que generamos está exenta de peajes y costes y nos otorga calidad de vida al no tener que estar preocupados de los horarios. Podremos cargar nuestro coche eléctrico, poner el aire acondicionado o asar una paletilla de cordero sin sudores involuntarios.

Jorge González Cortés (Presidente de Contigo Energía)

autoconsumo

COMPARTIR