¿Sabías que 780 millones de personas viven actualmente sin electricidad en el mundo? Un drama social que deja sin un suministro que se considera básico para una vida digna a miles de familias. Con el ambicioso objetivo (tal vez ingenuo, como pensaron en un principio) de erradicar esta problemática nació BBOXX. Se trata de una empresa que fabrica, distribuye y financia sistemas fotovoltaicos descentralizados en varios países en desarrollo, operando en África y Asia. En los diez años transcurridos desde su fundación, ha tenido un impacto muy positivo en más de un millón de personas gracias a la energía limpia.

La idea nació en el Imperial College de Londres, donde Mansoor Hamayun (cofundador y consejero delegado de BBOXX) conoció a Christopher Baker-Brian y Laurent Van Houcke. Los tres compartían dos pasiones: el mundo de la energía y el continente africano. Eso les llevó a unificar los dos conceptos e iniciar un largo camino que tenía (y tiene) como objetivo solucionar el infierno al que se enfrentan millones de comunidades que no tienen acceso a suministro de energía. Así, en 2008 fundaron una exitosa organización benéfica estudiantil, llamada e.quinox. Consiguieron algo de financiación de su universidad y de patrocinadores externos, logrando el primer año administrar electricidad a 60 hogares de una zona rural de Ruanda.

Cuenta Mansoor que ese pequeño éxito fue el que les impulsó a creer que aquella idea se podía implementar con éxito. Por ese motivo, decidieron darle forma y constituirla en una empresa. En ese momento nació BBOXX, con la única ambición de crear una solución sostenible, asequible y comercial que permita un acceso sin precedentes a la energía para transformar la vida de millones de personas. Hoy la empresa, que empezó como una idea universitaria, tiene instalados paneles solares en 10 países, sobre todo en África. Además, cuenta con más de 1 millón de clientes.

Todo ello gracias a un trabajo de hormiga hasta conseguir el apoyo de los gobiernos y los socios internacionales de primer orden, luchando por lograr la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas. Para ampliar la escala han llevado a cabo asociaciones estratégicas. Un claro ejemplo de ello es el acuerdo de cooperación con Électricité de France (EDF) en Togo, o el respaldo de grandes inversores como Mitsubishi Corporation. Por ahora no tienen beneficios, pero acaban de recibir 50 millones de dólares gracias a inversores internacionales.

El funcionamiento

La empresa parte de una idea muy básica: la gente de por sí gasta muchísimo dinero en energía (queroseno, baterías o motores diésel). Energía que, en muchos casos, es defectuosa. El objetivo de BBOXX es usar ese dinero que ya se estaba invirtiendo para ofrecer energía de muchísima mayor calidad. Además, según cálculos de la propia compañía esto supone un ahorro medio anual de 200 dólares por hogar.

Para conseguirlo, la compañía utiliza una única plataforma digital desde donde coordinan todas las instalaciones de paneles solares que tienen instalados en lugares recónditos del territorio africano. De esta manera pueden predecir problemas técnicos y solventarlos rápidamente. Además, no solo consiguen administrar energía, sino también otros servicios básicos que en occidente damos por hechos: acceso a internet, agua potable o gas para cocinar. El hecho de operar desde Londres les permite encontrar ingenieros y personal cualificados para seguir desarrollando su tecnología.

Relacionado:  ABB lanza la primera gama de analizadores de red completamente conectados

Una tecnología que se apoya en el uso de Bboxx Pulse, una herramienta que sirve para coordinar todo el proceso gestión de la distribución: desde la última milla hasta el ciclo de vida del producto a escala, la eficiencia empresarial, la gestión del trabajo a distancia y los procesos empresariales complejos. Se trata de una plataforma de gestión integral que permite el crecimiento de la próxima generación de empresas de servicios públicos.

Lo que hace que Bboxx Pulse sea especial es el principio de innovación basado en el mecanismo Aprender-Desarrollar-Adaptar, que permite ofrecer soluciones innovadoras construidas con el objetivo de escalar rápidamente. La innovación de Bboxx se define por la mejora continua y la capacidad de adaptación a los retos operativos. Entre otras, estas son las ventajas que ofrece que ofrece Bboxx Pulse:

  • Mapeo en tiempo real: ofrece un panel de control en vivo para supervisar y controlar los productos distribuidos globalmente.
  • Tablero de pagos: permite a las empresas hacer un seguimiento en tiempo real de los pagos, ayudando a mejorar la contabilidad y los informes financieros.
  • KPIs de negocio: lleva la gestión de los KPI a otro nivel, utilizando los datos y  para que los gestores puedan controlar el rendimiento empresarial tanto a nivel local como global.
  • Gestión de la cartera: permite a los propietarios de empresas y a los gestores de proyectos supervisar el rendimiento de sus proyectos y analizar el rendimiento potencial del mismo.

La casa rural del futuro

En noviembre de 2018, la compañía construyó la conocida como Bboxx Tomorrow’s Rural Home en Ruanda. La casa responde a la visión  de Bboxx de lo que debe ser el hogar rural del futuro, donde las familias disponen de servicios públicos asequibles para mejorar su calidad de vida. En este caso, los materiales de construcción de origen local se combinan con los productos y servicios de Bboxx para ofrecer electricidad a una zona que ni siquiera dispone de red.  De esta forma ofrecen a las familias un futuro más saludable y más conectado.

La casa tiene un diseño modular que permite su ampliación. Un tejado en forma de V capta toda el agua de lluvia para almacenarla, mientras que las grandes ventanas situadas en lo alto de las paredes dejan entrar la máxima cantidad de luz. Más del 90% de los materiales utilizados en el proyecto proceden de un radio de 10 km del emplazamiento. Además, la edificación supone otros grandes beneficios para las familias:

  1. Reducción del 49% de los incidentes infantiles gracias a los suelos saludables.
  2. Aumento del 300% en el rendimiento de los agricultores debido a un sistema de riego alimentado por energía solar en la casa, mejorando los ingresos de los agricultores en 10 veces.
  3. Reducción del 90% de la contaminación interior gracias a Bboxx Cook, una solución de cocina limpia.
  4. 92% de conectividad del usuario con el mundo a través de un servicio de Internet asequible.
  5. Todos los servicios están habilitados para el pago por uso (PAYG), lo que permite a los clientes realizar pagos digitales.

Parece utópico aspirar a proporcionar electricidad y recursos básicos a 780 millones de personas que actualmente no tienen acceso a ella, pero para soñar en grande primero es necesario avanzar dando pequeños pasos.

COMPARTIR