El mercado de control de accesos no ha podido escapar de las garras del Covid-19 y, tras años de crecimiento sostenido, ha sufrido un ligero receso. Según un informe anual elaborado por empresa sueca segurida, las ventas de productos de control de acceso se redujeron a 7,9 mil millones de dólares en 2020. Sin embargo, las previsiones no son tan malas como cabría esperar, pues el informe también sugiere que para el 2025 el mercado mundial debería tener un valor de 10,2 mil millones de dólares con una tasa compuesta anual de aproximadamente 5% durante los próximos cuatro años. Este crecimiento se sustentará, sobre todo, en las nuevas tendencias del sector.

Un pronóstico en el que coinciden la mayoría de expertos, pues todas las previsiones apuntan a que el control de accesos ganará peso dentro de los sistemas de seguridad. Y ello se debe, en gran medida, a una mayor concienciación por parte de las empresas sobre la importancia del control de accesos y la gestión de los usuarios. Tener la información de quién, cuándo y dónde se mueve por tus instalaciones es ahora esencial, sobre todo a nivel corporativo.

Con la “nueva normalidad”, las empresas van a optar cada vez más por identificar a todos los usuarios que se mueven y circulan por sus espacios, tanto empleados como visitas, valorando soluciones de gestión que unifiquen toda la data en un único sistema. Por ello, controlar la afluencia de personas se ha convertido en una prioridad, además de poder hacerlo, sin contacto directo. En este sentido, la biometría, la credencial móvil, el acceso al parking a través de la lectura de la matrícula o de lectores UHF con identificación a distancia, se están convirtiendo en un gran reclamo para las empresas.

Nos encontramos, por lo tanto, con un sector en el que aún queda mucho camino por recorrer. Entre otras cosas, los sistemas son cada vez más sofisticados y complejos. Por eso, es importante definir cuáles son las principales tendencias que van a marcar el futuro del sector.

Las tendencias del sector

  • El móvil es la nueva llave

Ha habido un gran aumento en la popularidad de las credenciales móviles. La firma de investigación IHS Markit informó en un estudio que las credenciales basadas en dispositivos móviles son el producto de control de acceso de más rápido crecimiento. A nivel mundial, han experimentado un crecimiento de casi el 150% entre 2017 y 2018. Las estimaciones muestran que los usuarios finales descargarán más de 120 millones de credenciales móviles en 2023.

En la última década el móvil ha entrado en nuestras vidas irremediablemente y, junto a las llaves y la cartera, es un elemento que siempre va con nosotros. Por eso, es previsible que las tarjetas de acceso vayan a dar paso progresivamente a la apertura de puertas a través del móvil. Productos como la NÜO Card App Credencial móvil, convertirán el móvil en llave para que puedas acceder y moverte por todos los espacios de tu negocio, tu oficina o tu casa. Con una gran facilidad de uso y experiencia de usuario, la credencial móvil funciona acercando el teléfono al lector de entrada.

  • Biometría
Relacionado:  Prevenir riesgos con los Relés de seguridad Sentry de ABB

Se espera que el 2021 sea el año de la explosión definitiva de la biometría. Se trata de sistemas que escanean las huellas dactilares, los iris, los rasgos faciales y hasta la estructura vascular de la palma de la mano.

En este sentido, los lectores multitecnología juegan un papel fundamental. En NÜO Planet siempre han optado por dotar a sus clientes de flexibilidad a la hora de gestionar sus accesos, por eso, sus lectores tienen capacidad para trabajar con distintas credenciales: huella, tarjeta o el propio teléfono móvil. Flexibilidad que ha resultado clave para la gestión óptima de los espacios por las empresas.

Por ejemplo, en NÜO Planet se promueve el uso de lectores de huella que incluyen, además de la última tecnología biométrica, también tecnología Bluetooth® y NFC para utilizar el smartphone como la nueva llave. Una solución para hoy y sobre todo para el futuro.

En cuanto a las diferentes modalidades biométricas, evidentemente el reconocimiento facial es una de ellas, pero siempre se debe priorizar la calidad y un funcionamiento operativo de la instalación. En este sentido, y aunque es evidente que el reconocimiento facial ha evolucionado mucho en los últimos años, todavía queda un largo camino por recorrer. Muchos de los sistemas que utilizan este sistema o bien dan fallos, o son muy caros. Por eso, es preferible garantizar la estabilidad y robustez de la instalación y optar por sistemas menos complejos y fiables.

En este sentido, la biometría por huella es hoy el sistema que mejor prestaciones presenta y del que mayor crecimiento se espera. Pero no todos los sistemas ofrecen los estándares de seguridad más altos. Para ello, hay que tener en cuenta los estándares de calidad que ofrecen empresas de referencia como Hikvision y Dahua.

  • Tecnología óptica multiespectral

A quien no le ha pasado que, intentando desbloquear el móvil, no ha podido por tener el dedo demasiado sudado. Para dar respuesta a esta problemática, muchas empresas han desarrollado la conocida como tecnología óptica multiespectral. Su funcionamiento se basa en la iluminación con varias longitudes de onda, logrando una lectura de la huella mucho más profunda e imágenes tanto de la superficie como de la subsuperficie de la piel. Este proceso permite la lectura de todas las huellas dactilares de todas las personas, sin importar las edades ni los entornos en los que se produce la lectura, como fríos, secos, sucios, húmedos y en otras condiciones ambientales difíciles.