Considerado durante todo el ciclo de vida de una batería, este nuevo concepto puede ahorrar hasta un 20% de emisiones de CO2. 

La empresa de ingeniería alemana IAV ha desarrollado un nuevo concepto de batería que es significativamente más fácil de reciclar que los sistemas de baterías existentes y, además, tiene un balance de CO2 significativamente mejor.

Se trata de una solución de desmontaje de las baterías viejas que permite ahorrar más recursos y reciclar de forma más eficiente sus materiales, permitiendo ahorrar hasta un 20% de emisiones de CO2. Esta solución esta en sintonía con la propuesta de la Comisión de la UE para un reglamento de baterías de la UE, que prevé un aumento gradual de los objetivos de reciclaje de determinadas materias primas en baterías de iones de litio para 2030.

Michael Clauß, especialista en desarrollo de baterías en IAV explica: “Hasta ahora, los fabricantes han fabricado principalmente sus carcasas de módulos y baterías de aluminio con varias aleaciones. En última instancia, se utilizan cientos de tornillos para todo el sistema de baterías, y muchos están pegados y soldados. Por eso se destruyen muchas baterías. Esto significa que se pierden materiales valiosos y elementos portadores que podrían usarse en baterías nuevas”.

El nuevo concepto de batería desarrollado por IAV propone un tipo de módulo y carcasa hechos de materiales reciclables, sustituyendo el aluminio por acero, que se separa más fácilmente en el proceso de reciclaje y utiliza menos energía. Este cambio «solo aumenta el peso de la batería en alrededor de uno a uno y medio por ciento» por lo que no afecta significamente su rendimiento, pero sí reduce los costos de producción y reciclaje de elementos periféricos hasta en un 50%.

Relacionado:  Caixa Ontinyent contrata energía 100% renovable

En cuanto al ensamblaje, los ingenieros de IAV han desarrollado innovadoras tecnologías de conexión de clic y enchufe para sustituir los tornillos, pegado y soldaduras, reduciendo significativamente el número de uniones roscadas y las adherencias y soldaduras.

«La ventaja para el cliente es que, en última instancia, la batería tiene las mismas dimensiones y conexiones que antes, por lo que puede integrarse en estructuras de vehículos existentes sin ningún problema» afirma Clauß.

Fuente: IAV

nuevo concepto
Foto: IAV
COMPARTIR