Empresas certificadoras concederán el sello a través de auditorías que confirmarán el cumplimiento de los requisitos establecidos.

Para cumplir con el mandato de las empresas socias de UNEF de velar por la penetración del uso de la energía fotovoltaica en nuestro país en las mejores condiciones para los consumidores, la asociación lanza su sello de calidad para instaladores por el que se establece un sistema de certificación que garantiza que las instalaciones de autoconsumo fotovoltaicas se realizan de acuerdo con las reglas establecidas por un comité de expertos del sector.

Dado que se trata de una tecnología joven en continua innovación y crecimiento, el Comité, que estará formado por una composición equilibrada de representantes de usuarios, administración, instaladoras y certificadoras, revisará y actualizará las reglas de forma constante como garantía adicional del sello de calidad

“Este sello de calidad nace como una respuesta a las necesidades del sector en un escenario en el que las instalaciones de autoconsumo fotovoltaico están experimentando un incremento muy elevado, para que los consumidores que deciden dar el paso e instalar una instalación de autoconsumo en sus tejados lo hagan con la totalidad de las garantías y les permita seleccionar empresas instaladoras de total confianza y que cumplan con todos los requisitos”, subraya José Donoso, director general de UNEF, que agrupa a un 90% del sector. “Con una correcta instalación el consumidor podrá ahorrar en el recibo de la luz y limitar sus emisiones de CO2 en una sociedad cada día más comprometida con el medioambiente”, remarca Donoso.

En 2020 en España se instalaron 596 MW de nueva potencia fotovoltaica en instalaciones de autoconsumo, un incremento del 30% con respecto al año anterior, lo que demuestra la resiliencia del sector. En cuanto al reparto por sectores, la mayoría de esta nueva potencia, un 56%, se ha instalado en el sector industrial, un 23% en el sector comercial y un 19% en el sector doméstico, que es donde el autoconsumo ha experimentado un crecimiento sin precedentes a pesar de ser un año muy complicado.

Relacionado:  Mitsubishi Electric lanza al mercado una nueva gama de purificadores

Las familias han podido optar por esta forma de energía más barata y más limpia. Por un lado, los que no han perdido su empleo o no se vieron afectados por un ERTE han podido ahorrar y pensar en cómo invertir su dinero. De hecho, la tasa de ahorro de las familias se ha casi triplicado. Los incentivos locales y la eliminación de barreras administrativas han sumado su influencia positiva también a las fuertes campañas de divulgación por parte de las empresas.

El Comité, que se reunirá como mínimo una vez al año, establecerá las reglas de certificación que incluirán inspecciones a las instalaciones, revisará y aprobará la documentación utilizada por en el sistema de certificación. Las empresas instaladoras e instaladores que deseen contar con el respaldo de este sello de calidad deberán demostrar el conocimiento de las buenas prácticas técnicas establecidas por el Comité.

Entre las certificadoras que participan en este proyecto impulsado por UNEF figuran SGS y CERE. SGS es líder mundial en inspección, verificación, análisis y certificación. Está considerada como principal referente mundial en calidad e integridad, cuenta con más de 89.000 empleados y con una red de más de 2.600 oficinas y laboratorios por todo el mundo. Sus servicios se dividen en cuatro categorías principales: inspección, ensayos, verificación y certificación.

Por su parte, CERE es una entidad independiente de pruebas, simulación, certificación e inspección que se estableció como Entidad Certificadora para Energías Renovables en 2015. Sus servicios incluyen desde evaluaciones técnicas, inspección, pruebas de simulación y certificación de acuerdo con estándares de seguridad, calidad de red, requisitos de conexión a red, requisitos de diseño y certificados para instalaciones y componentes.

Fuente: UNEF

Foto: UNEF