En España, el modelo económicamente más viable para las baterías a gran escala será el ligado a la generación renovable, especialmente la fotovoltaica.

De acuerdo al informe ‘El papel del almacenamiento en la transición energética’, elaborado por PwC y el Ciemat, y publicado recientemente por Fundación Naturgy, los sistemas de almacenamiento de energía serán cruciales para la masificación de las energías renovables en el sistema eléctrico.

En el caso de España, las baterías a gran escala tienen un amplio mercado en el sector de las renovables, pues para 2030 se prevé que el 74% de la generación eléctrica sea renovable, lo que supone incorporar 57 GW de potencia renovable y 6 GW de almacenamiento (2,5 GW de baterías), pudiendo llegar incluso hasta los 20 GW.

De acuerdo al informe «En este escenario, las baterías deberán formar parte de un mix de tecnologías de respaldo que permitan cubrir de forma eficiente todas las necesidades del sistema, ayudando a adecuar la oferta-demanda y colaborando además a aplanar la curva de precios. En este sentido, los análisis económicos realizados por PwC y el CIEMAT indican que el modelo más viable para el desarrollo de baterías a gran escala en España será la hibridación con tecnología fotovoltaica».

Combinación necesaria de precios de mercado, pagos por capacidad y servicios de ajuste

Relacionado:  La geotermia, clave en la descarbonización de la energía en las ciudades y la lucha contra el cambio climático

“La fuente de ingresos de las baterías va a venir determinada por la capacidad que tengan de arbitrar precios en el mercado y de participar o en servicios de ajuste o pagos por capacidad”, explica Oscar Barrero, socio líder del sector Energía de PwC. “En ningún país hay una única fuente de ingresos que hace viables las baterías, sino una combinación de estas tres”, añade Barrero.

Según los autores del informe, “España no está tan lejos de tener baterías comercialmente viables a 2025 ligadas a plantas renovables, especialmente teniendo en cuenta el contexto actual de Fondos Europeos que va a acelerar las inversiones necesarias”. El documento recoge que “el mayor problema que queda por solucionar es la incertidumbre en los ingresos por respaldo y servicios de ajuste, que son claves para que las baterías tengan una expectativa de recuperación de costes razonable”.

España se encuentra en pleno proceso de desarrollo y adaptación del sistema eléctrico para dar cabida a la gestión de la demanda y el almacenamiento en los servicios de ajuste, y permitir de esta forma que aporten respaldo y flexibilidad, por ello es necesario que se regule adecuadamente su participación en el sistema.

Fuente: Fundación Naturgy