Según el índice RECAI, la mayor certidumbre regulatoria y una clara planificación energética a medio plazo son factores clave para el mercado español.

La consultora EY ha publicado la 57ª edición de su índice de países más atractivos para invertir en energías renovables (RECAI por sus siglas en inglés), en el que Estados Unidos, China e India, se ubican en las primeras posiciones, seguidos de Reino Unido, Francia, Australia, Alemania, Japón y Holanda. España mantiene su décima posición con una puntuación de 58,6 puntos.

El Índice RECAI de EY clasifica a los 40 principales mercados del mundo en cuanto al atractivo de su inversión en energía renovable y las oportunidades de implementación. A pesar del impacto de la pandemia en las economías globales, durante 2020 las inversiones mundiales en capacidad de energía renovable alcanzaron la segunda cifra anual más alta registrada, al crecer un 2% (303.500 millones de dólares).

Los autores destacan que los compromisos netos cero de China y los EE. UU. serán clave para lograr el cero neto, aunque advierten que aún es incierto cómo ambos países financiarán esta transición. El esfuerzo debe común, por lo que «las naciones desarrolladas líderes deben demostrar que mantendrán su palabra de aumentar el gasto en investigación y desarrollo en energía limpia a US $ 10 mil millones por año como parte de Mission Innovation. Además, deben demostrar que son genuinos en su promesa de entregar US $ 100 mil millones por año en financiamiento climático para los países en desarrollo», afirman desde EY.

Antonio Hernández, socio de Sectores Regulados y Análisis Económico de EY explica que “Entre las causas esenciales que explican la progresiva mejora del mercado español en el índice RECAI desde 2017 destacaría la mayor certidumbre regulatoria y una clara planificación energética a medio plazo y, en particular, los ambiciosos objetivos que ha consagrado la nueva Ley de Cambio Climático (LCC) y el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) a 2030. La incorporación de en torno a 60 GW de energías renovables hasta 2030, los ambiciosos objetivos incluidos en las hojas de ruta del almacenamiento e hidrógeno verde, junto con los nuevos mecanismos retributivos aprobados, estarían detrás de este interés”.

Finalmente EY recalca que la COP26 es una plataforma mundial para acelerar la transición energética, pero su éxito requerirá un esfuerzo de colaboración, impulsado por el aumento de las ambiciones climáticas de los gobierno, para limitar el aumento de la temperatura global a 1,5 ° C por encima de los niveles preindustriales.

Relacionado:  Eficiencia energética para mejorar la productividad en el futuro post pandemia

Índice