Greenland Gigafactory y Fraunhofer ISE se asocian para crear una planta de producción de células solares altamente innovadora y completamente interconectada.

En Sevilla, una nueva empresa llamada Greenland Gigafactory desarrollará una línea de producción fotovoltaica altamente automatizada con una producción de 5 gigavatios al año, bajo el modelo de integración vertical, cubriendo toda la cadena de creación de valor, desde la materia prima hasta las obleas, las células solares y los módulos solares.

El Instituto Fraunhofer de Sistemas de Energía Solar ISE, participa en este proyecto como asesor en la planificación de la fábrica, el soporte técnico y la colaboración en el desarrollo de tecnología celular avanzada; mientras que Bosch Rexroth proporcionará apoyo instrumental con la planificación y construcción de la fábrica 4.0.

El Dr. Jochen Rentsch, Jefe del Departamento de Tecnología de Producción: Superficies e Interfaces en Fraunhofer ISE señala «Estamos encantados de que Groenlandia nos haya elegido como su socio para seleccionar la tecnología de partida». «También apoyaremos a Groenlandia a través del aceleración y mayor desarrollo tecnológico» agregó.

Relacionado:  Nissan abre un centro de investigación y desarrollo de vehículos eléctricos en China

Por su parte, Thomas Fechner, Director de Nuevos Negocios de Bosch Rexroth comentó «nos hemos asociado con Greenland Gigafactory y Fraunhofer ISE para crear una planta de producción de células solares altamente innovadora, totalmente flexible y completamente interconectada del futuro para servir al prometedor mercado europeo».

De acuerdo a información del instituto Fraunhofer ISE, Greenland Gigafactory integrará la última tecnología en obleas de silicio monocristalino M10 para células solares de emisor pasivado y contacto trasero (PERC), los cuales están integrados en módulos de celdas de unión triple o semi con una salida mínima de 540 W y un diseño de barras colectoras múltiples.

El profesor Andreas Bett, director del instituto Fraunhofer ISE, resaltó que «las empresas e inversores europeos han reconocido que ahora es el momento de aprovechar el liderazgo tecnológico y devolver la soberanía industrial en el área de la energía solar a Europa».

Fuente: Instituto Fraunhofer ISE