Volkswagen trabaja con sus socios y proveedores para fijar objetivos de descarbonización y minimizar su huella de carbono en todas sus plantas.

El grupo Volkswagen anunció que para 2023 todas sus fábricas ubicadas en la Unión Europea se abastecerán de energía 100% renovable, y para 2030 lo harán todas sus factorías a nivel mundial exceptuando China, en cuyo caso el grupo todavía trabaja con sus socios y proveedores para establecer sus objetivos de descarbonización.

La firma también informó que en 2020, el 46% del consumo de energía total consumida por el grupo se cubrió con energías renovables, 5% más que en 2019. En 12 meses, la energía renovable comprada aumentó del 80% al 95% en sus dependencias en Europa, mientras en otras zonas fuera de China se registraron incrementos del 76% al 91%.

En el caso de sus operaciones en Europa, la compañía transformó ocho plantas para lograr un suministro eléctrico externo con energías renovables. Entre ellas destacan las plantas de Audi en Gyor (Hungría), Neckarsulm (Alemania) y la fábrica de Volkswagen en Palmela (Portugal).

Oliver Blume, responsable de Producción de Volkswagen señala: «Suministrar nuestras plantas con electricidad renovable es una parte importante de nuestra estrategia de descarbonización».

Relacionado:  Alianza BBVA-ANESE busca impulsar eficiencia energética entre sus clientes

Actualmente, más de 30 plantas de producción de Volkswagen a nivel mundial ya están abastecidas totalmente con energía verde. En la planta de Zwickau (Alemania), la familia ID. sale de la línea de montaje con un balance neutro de dióxido de carbono, gracias al uso de energía verde generada en centrales hidroeléctricas, que supone un ahorro de 106.000 toneladas de CO2 al año.

Otro ejemplo es la planta matriz de Wolfsburgo, donde se han eliminado progresivamente los combustibles fósiles. El grupo prevé que para 2022 la planta se abastecerá completamente con gas natural, reduciendo las emisiones de dióxido de carbono en 1,5 millones de toneladas al año, lo que equivale a las emisiones anuales de unos 870.000 coches.

Esta medida permitirá una reducción del 15% de las emisiones de CO2 en las plantas de producción del grupo Volkswagen en todo el mundo.

Foto: Volkswagen