El consejero de Medio Ambiente, Guillermo Blanco, destaca impactos ambientales “inadmisibles” y “no compensables” del proyecto Garma Blanca.

El Gobierno de Cantabria ha informado desfavorablemente el Estudio de Impacto Ambiental del Parque Eólico ‘Garma Blanca’ promovido por la empresa Green Capital Power en los términos municipales de Arredondo, Entrambasaguas, Miera, Riotuerto, Ruesga y Solórzano, proponiendo también al Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico que dicte una Declaración de Impacto Ambiental desfavorable.

El consejero de Desarrollo Rural, Ganadería, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Guillermo Blanco, explicó en una rueda de prensa el pasado 21 de abril, que su departamento aprecia situaciones e impactos “inadmisibles”, “no compensables” y  “no mitigables” por el promotor.

El informe de la Dirección General de Biodiversidad, Medio Ambiente y Cambio Climático ha evaluado,  nueve aspectos de forma “desfavorable” y solicita al órgano evaluador definitivo, el Ministerio de Transición Ecológica, que emita informe en el mismo sentido.

Las afecciones apreciadas fruto del “estudio y análisis técnico” determinan que sus impactos, a juicio de la Dirección General, “irreversibles” e “incompatibles” con los valores de la zona, y en algunos casos ni siquiera han sido analizados por el promotor, por lo que también se propone al Órgano Ambiental del Ministerio, competente para emitir la resolución de Declaración de Impacto Ambiental, que la misma sea desfavorable.

Entre los contenidos valorados de forma desfavorable figura el hecho de que el Estudio de Impacto Ambiental presentado no analiza la “necesaria interrelación” con los demás proyectos de parques del entorno, impulsados por el mismo promotor (Amaranta, Ribota y Quebraduras). A juicio de lo dispuesto en el informe, dado que comparten la línea de evacuación y la subestación de Solórzano, constituyen un “parque eólico único” y, en consecuencia, requiere un único Estudio de Impacto Ambiental.

Relacionado:  Fujitsu y Logalty colaborarán para llevar a cabo la transformación digital de las organizaciones de forma segura

Además, el informe señala que el proyecto no contempla alternativas de acceso desde el municipio de Riotuerto al punto de instalación de los aerogeneradores, que se descarta por la Dirección General por ser “inasumible” por las “afecciones críticas” que produciría. Además, adolece del análisis de verdaderas alternativas de localización, constructivas de configuración tecnológica del Parque y de los aerogeneradores que lo componen.

Garma Blanca plantea –ha dicho Guillermo Blanco- una “inaceptable” localización de infraestructuras sobre materiales kársticos con condiciones constructivas desfavorables que se sitúan además sobre una Zona protegida para el abastecimiento de agua a casi 30.000 personas, según el Plan Hidrológico de Cuenca de la Demarcación del Cantábrico Occidental, por lo que las construcciones previstas podrían alterar los procesos hidrológicos y la red de aguas subterráneas que conforman esa Zona.

El consejero de Medio Ambiente ha hecho referencia a la afección al medio social, que ha de verse de un modo global, “no solo en lo que tiene que ver con la opinión pública”, sino, tal y como hace el informe de su departamento, teniendo en cuenta las estrategias de desarrollo local o rural.

Tal y como concluye el informe de la Dirección General de Biodiversidad, el Estudio de Impacto Ambiental de Garma Blanca plantea solo los “teóricos efectos positivos en el empleo” sin analizar en qué medida tienen repercusión directa en la zona y sin considerar si el proyecto pudiera interferir en los planes de puesta en valor del territorio, y por tanto con implicaciones económicas para las citadas estrategias o planes de desarrollo local.

Fuente: Gobierno de Cantabria

Garma Blanca