• El objetivo es que la nueva subestación entre en servicio en 2022.
  • El proyecto incluye tres líneas soterradas que enlazarán la subestación con el Aeropuerto, la Zona Franca y con el Hospitalet de Llobregat.
  • La actuación contempla una futura ampliación que permitirá dar servicio a la electrificación del Puerto de Barcelona.

En las próximas semanas Red Eléctrica empezará los trabajos previos a la construcción de una nueva subestación de 220 kV en Barcelona, concretamente la denominada Subestación Ronda Litoral, conocida anteriormente como Subestación Cerdà. La futura subestación, que contará con un nuevo emplazamiento más cercano al Puerto, tiene como objetivo dar servicio a las nuevas necesidades de la Zona Franca y al nuevo barrio de La Marina donde se construirán 12 mil viviendas. Además, según se recoge en la propuesta de planificación eléctrica 2021-2026, será el punto que permitirá dar servicio a los futuros proyectos de electrificación del Puerto de Barcelona.

Con una inversión total de 36 millones de euros, está previsto que estas nuevas instalaciones se pongan en servicio en 2022. De esta manera se cierra el círculo de 8 nuevas subestaciones construidas o ampliadas en Barcelona y su entorno en la última década, como el caso de Trinitat, Guixeres, Sant Just, Gramenet, Badalona, Begues y Viladecans. Todas ellas infraestructuras que mejoran el suministro eléctrico en el entorno metropolitano de Barcelona.

Relacionado:  Donosti aprueba una nueva ordenanza para la eficiencia energética

La nueva subestación de 220 kV se construirá en unos terrenos muy cerca del actual Parque de Bomberos de la Zona Franca y del muelle Príncipe de España del Puerto de Barcelona, por el lado sur de la Ronda Litoral. Además, su desarrollo está asociado a la construcción de tres líneas soterradas, que enlazarán la instalación con el Hospitalet de Llobregat, el Aeropuerto de Barcelona y la Zona Franca. Actualmente, tanto el proyecto de la subestación, como el de la línea Ronda Litoral. Aeropuerto, cuentan con la autorización administrativa y la previsión es que el resto de las autorizaciones pendientes se den a lo largo de este primer semestre de 2021.

El proyecto es el resultado de un importante trabajo de coordinación con las diferentes administraciones y los múltiples organismos implicados, (puerto, aeropuerto, Zona Franca) por la complejidad de construir esta instalación en una zona con un nivel alto de infraestructuras y uso diario.