Retuerto ha diseñado un material que mejora las reacciones de oxidación del iridio, fundamental para disociar hidrógeno y oxígeno. 

La investigadora española María Retuerto ha sido galardonada recientemente por la Fundación L’Oréal y la UNESCO con uno de los Premios a la Investigación For Women in Science, concedidos anualmente a cinco eminentes científicas españolas; por su trabajo en el desarrollo de tecnologías que permitan almacenar energías limpias a través del hidrógeno verde.

Retuerto ha concedido una entrevista a El Boletín, en la cual ha repasado su carrera, reflexionado sobre la importancia de reconocer el trabajo de las mujeres en la ciencia y destacado el futuro del hidrógeno verde como método para acumular excedentes de las energías renovables.

«Lo normal es que la energía renovable que no se usa se pierda. Cuando tienes viento, conectas la turbina y dejas pasar electricidad. Pero si la red no necesita más electricidad, se pierde. Ocurre mucho también con la energía solar. En verano, y sobre todo en los picos de luz de mediodía, la red no necesita tanta y la perdemos. Ahora se suele almacenar la electricidad con bombas hidroeléctricas o con baterías, por ejemplo. Sin embargo, la manera ideal es acumular esa energía en forma de hidrógeno. Este método supone una ventaja extra respecto a otros modos de almacenamiento. No solo sirve para generar electricidad después, a través de pilas de combustible, sino que tiene otros usos», explica la investigadora del Instituto de Catálisis y Petroleoquímica (ICP) del CSIC.

El trabajo de Retuerto se ha enfocado en mejorar la eficiencia, la durabilidad y el precio del electrolizador, que es el dispositivo que transforma directamente la energía renovable en hidrógeno. Al otorgar energía a este dispositivo, disocia el agua en hidrógeno y oxígeno. «Existen cuatro tecnologías para hacer electrólisis. A la que yo me dedico se denomina ‘electrólisis de membrana polimérica’ «, señaló.

Relacionado:  Nueva campaña de comunicación de aerotermia Vaillant

La científica destaca que actualmente, la eficiencia de esta tecnología puede llegar al 80%. Aunque otros métodos pueden ser más eficientes, necesitan estar asociados a otros sistemas adicionales, como baterías. Por ello, es la tecnología más idónea para acumular energías renovables.

Sin embargo, la tecnología tiene varios inconvenientes. El más importante es que para ambos electrodos se utilizan metales nobles, que son materiales muy caros y escasos. En el lado donde se genera el hidrógeno se emplea platino; en el otro, óxidos de iridio, cuyo valor económico triplica al del platino. Además, se necesita mucha más cantidad de iridio que de platino.

Es por ello que su objetivo es lograr eliminar los metales nobles, aunque todavía lo considera un logro lejano. En sus propias palabras su mayor contribución ha sido el diseño de un material en el que cambió el estado de oxidación del rutenio para aumentar su durabilidad; una investigación publicada en el revista Nature. «Aunque en ese hallazgo no había interés comercial, supuso un avance muy grande. Demuestra que si consigues modificar el entorno del rutenio, a lo mejor se puede conseguir algo estable.»

Si bien esta es su línea de investigación principal, Retuerto señala que también trabaja en pilas de combustible o en la reacción del hidrógeno en la electrólisis.

Fuente: El Boletín

Retuerto
María Retuerto en el laboratorio del el Instituto de Catálisis y Petroleoquímica (ICP) del CSIC. Foto: El Boletín