La minieólica presenta serias dificultades para competir en el mercado de las renovables debido a sus altos costes y la falta de políticas focalizadas que fomenten su desarrollo.

Las energías renovables están en pleno auge en España, impulsadas por los fondos europeos de recuperación y las políticas de impulso a la transición energética. Sin embargo, la minieólica presenta serias dificultades para competir en este mercado emergente debido a sus altos costes y la falta de políticas focalizadas que fomenten su desarrollo.

Esta es la principal concusión del Informe «El mercado de aerogeneradores de pequeña potencia en España» coordinado por el Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas (CIEMAT), en el marco del proyecto Small Wind Optimization and Market Promotion (SWTOMP) impulsado por ERANET-LAC (iniciativa que busca reforzar la asociación en materia de ciencia, tecnología e innovación entre Latrinoamérica, el Caribe y la Unión Europea).

Los estándares internacionales establecen que la tecnología minieólica utiliza aerogeneradores de potencia inferior a los 100 kW y los molinos deben tener un área de barrido que no supere los 200 m2.

El CIETMAT destaca que las empresas de minieólica enfrentan serias dificultades para cumplir incluso con objetivo establecido en el Plan de Energías Renovables (PER) 2011-2020 de integrar 300 megavatios (MW) en el sistema eléctrico español. Si bien este objetivo inicialmente funcionó como un impulso al sector, el balance al finalizar este período es que esta tecnología esta lejos de alcanzarlo y muchas de las empresas del área han desaparecido o cambiado de sector.

Relacionado:  Cultivos hidropónicos iluminados con tecnología LED

Los representantes de estas empresas explican que una de las limitaciones más importantes es que esta tecnología no puede competir en costes con la tecnología solar fotovoltaica, por lo que las compañías que aún se mantienen a flote en el mercado han optado por diversificar sus productos y servicios incorporando la fotovoltaica.

Algunas de las empresas que siguen activas son Del Valle Aguayo-Argolabe, Baiwind, Bornay, Solener, Ennera, Kliux Energies o Norvento.

El informe destaca que frente a este panorama la tecnología minieólica necesita todavía ayudas específicas para su desarrollo. Sin embargo, España no cuenta con una política enfocada en la minieólica como si la tuvo la generación fotovoltaica durante la primera década de este siglo.

Para descargar el informe accede aquí

Foto: Norvento Enerxía