La automatización en viviendas Biopasivas permite maximizar la eficiencia energética, aprovechar al máximo los recursos naturales y lograr un confort excepcional.

Las viviendas Biopasivas se caracterizan por su construcción bajo los criterios Passivhaus, a los que además debe sumarse el uso de materiales naturales o sostenibles. Un artículo reciente de la firma Loxone, especializada en automatización de viviendas y edificios, analiza el papel de las tecnologías de automatización en una edificación Biopasiva.

Eva Castilla, experta de Loxone, explica que el término BIO alude que la prioridad en este tipo de edificaciones es garantizar la salud de las personas, por lo que la vivienda «debe ser libre de tóxicos, de químicos y de radiaciones de todo tipo.»

Castilla destaca que la automatización ofrece múltiples beneficios a las viviendas Biopasivas, al integrar tecnologías que maximizan la eficiencia energética, aprovechan al máximo los recursos naturales, protegen la salud y mejoran el confort de las personas.

Entre las soluciones que permiten automatizar varias áreas críticas de gestión de una vivienda, Loxone detalla tres de las más importantes:

Relacionado:  Eplan, Rittal y Phoenix Contact establecen los estándares para la industrialización de la fabricación de armarios de control

Eficiencia energética: diversas soluciones tecnológicas permiten regular de forma automática la temperatura interna de la vivienda, combinando diferentes fuentes de calor y frío, minimizando el uso de la calefacción o aire acondicionado. La gestión automática de la iluminación también reduce considerablemente el consumo energético.

Gestión de la energía: a través de sistemas de automatización se puede gestionar de forma automática la producción de energía fotovoltaica por placas solares, lo que reduce el uso de energía adicional.

Proteger la salud: la tecnología inalámbrica Loxone Air, integra soluciones para controlar el clima, sombreado, ventilación, iluminación, etc., vía radio, a bajas frecuencias, emitiendo menos radiaciones y reduciendo los posibles efectos nocivos para la salud. Los niveles de CO2, la renovación del aire y las radiaciones electromagnéticas emitidas por la iluminación son otros factores que también pueden mejorarse con la automatización.

La autora concluye que las soluciones de automatización pueden ser aplicados en la bioarquitectura y bioconstrucción para conseguir viviendas más saludables y sostenibles.

Biopasivas