Las empresas que ya han adoptado la Automatización Inteligente reportan un crecimiento del 9% de sus ingresos y una reducción de costes de 24%.

El 73% de las empresas ya ha adoptado procesos de Automatización Inteligente, según el último informe de la firma consultora Deloitte sobre el tema. Esto representa un 15% más de lo registrado en 2019 (58%).

El informe titulado «Automatización con inteligencia» recoge los resultados de la consulta hecha por la firma a más de 440 ejecutivos de 29 países.

Deloitte destaca que la tecnología de Automatización Robótica de Procesos (RPA, por sus siglas en inglés) es la mayormente adoptada, pues el 78% de los encuestados ya ha implantado la RPA y el 16% tiene previsto hacerlo durante los próximos tres años. La inversión anual acumulada de esta tecnología registró un aumento de 40,6% en 2020 y se prevé que alcanzará los 25.660 mil millones de dólares en 2027.

Otras de las tecnologías que también se están implantando rápidamente son el reconocimiento de caracteres ópticos (OCR) y el reconocimiento de caracteres inteligentes (ICR), que han sido referidos por el 51% de los consultados. La gestión de procesos de negocio (BPM) fue mencionada por el 36% y más de un 30% está aplicando Inteligencia Artificial (AI), la orquestación y el Low-Code.

Relacionado:  INFOGRAFÍA // Terra AC, la solución de carga de ABB de vehículos eléctricos para el hogar

Sobre el retorno de estas tecnologías, las empresas que ya las han adoptado reportan un crecimiento del 9% de sus ingresos en promedio y una reducción de costes de un 24%. El estudio revela que las expectativas en cuanto a los ingresos han aumentado, pues mientras en 2019 las empresas esperaban aumentar su facturación en 11%, para 2020 la meta es 15% en promedio.

Principales barreras para la Automatización Inteligente

Entre las principales barreras que enfrentan las empresas para incorporar estas tecnologías a sus operaciones, los encuestados destacan las siguientes en orden de relevancia: Fragmentación en los procesos, falta de preparación de la función de TI, resistencia al cambio, falta de una visión clara, costes de implantación, falta de competencias necesarias, velocidad de la implantación y el respaldo de la dirección.

El estudio también analiza aspectos como el impacto de las fases de implementación, la monitorización de procesos e infraestructuras asociadas como la nube, los cuales son importantes para el éxito de la incorporación de estas tecnologías en la empresas.

Fuente: deloitte.com

automatización inteligente