Las matriculaciones de vehículos eléctricos de todo tipo, cerraron el 2020 con un total de 35.045 unidades, lo que se traduce en un aumento de 44,4%.

Según datos de la Asociación Empresarial para el Desarrollo e Impulso de la Movilidad Eléctrica (AEDIVE) y la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor, Reparación y Recambios (GANVAM), a pesar de la crisis generada por el Coronavirus, las matriculaciones de vehículos eléctricos de todo tipo, cerraron el 2020 con un total de 35.045 unidades, lo que se traduce en un aumento de 44,4%. Así mismo, la movilidad eléctrica tuvo un incremento de 127% durante el mes de Diciembre para lograr el tope de 5.411 unidades matriculadas.

Los esfuerzos por cumplir con los objetivos marcados por la Comisión Europea que exigen que el mix de matriculaciones medias no supere los 95 gramos de CO2 por kilómetro, están dando resultado. Si realizamos un desglose por tipo de vehículos, observamos que las matriculaciones de turismos 100% eléctricos aumentaron un 78,5% lo que equivale a 17.941 unidades durante el año. En diciembre de 2020 fueron registradas 4.329 unidades, un 341,7% de aumento si lo comparamos con el mismo mes del año 2019.

Siguiendo esta dinámica, en el apartado de los vehículos híbridos enchufables tenemos que en el 2020 hubo un incremento de 216% para ubicarse en 23.857 unidades matriculadas, 9 de cada 10 de estas nuevas unidades fueron turismo.

Relacionado:  RS Components refuerza su oferta de equipos de protección individual

Aún y cuando estas son muy buenas noticias, esta cifras deberán ser duplicadas, como mínimo durante el 2021 para ubicarse un valor aproximado a los 70.000 vehículos eléctricos para dar impulso a los retos de descarbonización y electrificación que marcan un topes de 250.000 unidades para el año 2023 y cinco millones para el año 2030.

En este sentido, ambas asociaciones coinciden en dos puntos clave, el primero concierne a las Administraciones Públicas, ya que estas deben dar el ejemplo a la sociedad en materia de descarbonización adecuando la flotas de sus vehículos del sector público para acelerar el proceso.

El segundo punto, implica facilitar e incentivar al consumidor para el proceso de adquisición de vehículos eléctricos y esto pasa necesariamente por un nuevo enfoque de los mecanismos actuales, específicamente el Moves, ya que se torna necesario no solo una inyección económica a dicho plan, sino la simplificación de gestión y tramitación del mismo. Si bien destacan que no solo se trata de darle un impulso a la entrada de vehículos eléctricos, sino que también implica ampliar y mejorar la red de recarga y eliminar las trabas administrativas que lastran el desarrollo.

La exención de IVA también juega un papel importante en el proceso y es algo por lo cual abogan ambas asociaciones, ya que al ser esta medida un alivio para el bolsillo de los consumidores, sería una forma eficaz de acelerar el proceso.

matriculaciones

COMPARTIR