La producción energía a partir de centrales térmicas de carbón se redujo en 60% durante 2020, alcanzando su mínimo histórico anual de participación en el mix energético.

De acuerdo a las previsiones de la empresa Red Eléctrica de España, el 2020 será el año con la energía más limpia hasta ahora, gracias a la baja en la demanda y la reducción de la participación del carbón en el mix energético español.

Se estima que la demanda nacional de energía cerró en 2020 en 249.716 GWh, lo que significa una reducción de 5,6% con respecto al 2019. Esta baja en la demanda estuvo impulsada principalmente por dos factores: bajas temperaturas y una menor actividad laboral producto de las medidas de confinamiento por la pandemia.

En cuanto al mix energético, las tecnologías renovables fueron responsables del 43,6% de toda la electricidad producida en España durante 2020, alcanzando su mayor cuota de participación en el mix de generación, la cual se ubica 6,1% por encima a la registrada en 2019 y 3,2% al máximo registrado hasta ahora (2014).

A pesar de que el total de producción eléctrica de España en 2020 fue un 4% inferior en relación a 2019 (250.387 GWh), se generaron 109.269 GWh de electricidad de origen renovable, lo que representa un 11,6% más que el año anterior.

La eólica, se mantiene como la energía renovable con la mayor participación en el sistema nacional (21,7%), apenas superada por la nuclear con el 22,2%. En tercer lugar se ubica el ciclo combinado (17,8%), seguido por la hidráulica (11,9%), la cogeneración (10,8%) y la solar fotovoltaica (6,1%) que registró con un aumento interanual de su generación del 65,9%.

Relacionado:  Un estudio internacional sobre el Grid Edge revela las necesidades y la preparación de los países para la transición energética

El avance de las renovables viene a la par de la descarbonización del sistema eléctrico español. De acuerdo a datos de Red Eléctrica de España, las emisiones derivadas de la generación de electricidad se redujeron un 27,3% respecto a las de 2019, principalmente debido al cierre de centrales térmicas de carbón que en 2020 produjeron 5.064 GWh. Esto significó un recorte de 60% de su producción con respecto a 2019, el mínimo histórico anual de producción y de participación en el mix de generación español (2% sobre el total).

A pesar de los retos que ha impuesto el 2020 a nivel económico, la apuesta por la transición energética se mantiene. Prueba de ello son las inversiones en el sector de las renovables que en 2020 incrementó su potencia instalada en 2.706 nuevos MW de eólica y solar fotovoltaica, lo que combinado con las condiciones climáticas favorables impulsaron una mayor participación de estas tecnologías en el sistema eléctrico.

Sin duda el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) ya muestra resultados, sin embargo, falta mucho para alcanzar la meta de que el 74% de toda la generación eléctrica española sea de origen renovable en 2030.

Para más información accede a Red Eléctrica de España