La falta de habilidades y recursos, y el envejecimiento de los activos, representan dos problemas clave para que la industrias energética pueda avanzar hacia prácticas más sostenibles.

La digitalización es un elemento clave de la sostenibilidad, pues nos permite desarrollar soluciones para mejorar nuestros sistemas haciéndolos más seguros y eficientes. Las tecnologías digitales nos acercan al cumplimiento de los objetivos globales de sostenibilidad, al facilitar nuestra capacidad de control sobre la contaminación, la eficiencia energética y la optimización de la cadena de valor.

Es por ello que las empresas están cada vez más conscientes de que su éxito depende de tres factores: su impacto en las personas, el planeta y sus objetivos comerciales. Paige Marie Morse, Directora de marketing industrial de Aspen Technology, Inc., analiza el papel de la digitalización en los planes de sostenibilidad de las industrias química y energética, a partir de los resultados del informe El futuro de la sostenibilidad para la energía y los productos químicos, de ARC Advisory Group.

El estudio se basa en una encuesta a compañías de energía a nivel mundial. Los resultados revelan que si bien el 90% de las empresas tienen iniciativas de sostenibilidad, la falta de habilidades y recursos, así como el envejecimiento de los activos, representan dos problemas clave para avanzar hacia prácticas más sostenibles.

Relacionado:  Simon presenta la nueva luminaria vial TAU adaptable al Internet of Things (IoT)

Para Morse, la digitalización es fundamental para afrontar estos desafíos en la industria química y energética, una apreciación compartida por el sector pues el 75% de los encuestados cree que la transformación digital es la clave para alcanzar los objetivos de sostenibilidad. En este sentido la autora destaca tres aspectos centrales en los que la digitalización contribuye con estos objetivos.

Conectividad: las últimas innovaciones en el Internet de las Cosas (IoT) pueden lograr una conectividad total entre los activos de las empresas, incluso aquellos más antiguos. Esto permite el monitoreo en tiempo real y facilita la toma de decisiones, impactando positivamente en los objetivos finales de sostenibilidad.

Tecnología de simulación: la tecnología de los gemelos digitales permite a la empresas generar una representación digital de un entorno físico, facilitando la simulación de distintos escenarios para optimizar distintos procesos de forma más rápida y eficiente.

Mantenimiento predictivo y Seguridad operativa: la tecnología de simulación y la Inteligencia Artificial también ayudan a predecir incidentes potenciales en un entorno industrial, como fallas de activos o equipos, situaciones de riesgo laboral o riesgo de contaminación.

La digitalización es un elemento habilitador para que las industrias química y energética puedan alcanzar sus objetivos comerciales y de sostenibilidad.

Fuente: Industry Today

química