En esta quinta encuesta en tiempos de pandemia, analizamos los resultados destacados por los socios intentando medir el alcance e impactos del Covid-19 en nuestras organizaciones. Una foto de la Distribución, realizada entre los días 1 y 4 de diciembre, con un total de 43 socios participantes online, lo que representa el 62% de los socios de ADIME.

Desde el punto de vista de la actividad comercial, preguntados por la variación de ventas de este pasado mes de noviembre contra el mismo mes del 2019, la media se sitúa en el -8,38%. Un dato similar, es el de la media de ventas acumuladas hasta el mes de noviembre, que, si lo comparamos con el mismo periodo del año anterior, se sitúa en torno al -9,5%, un similar -10% en que, de media, los asociados de ADIME, que han contestado a este cuestionario, estiman que cerraran este año 2020 respecto al 2019.

Si analizamos más en detalle a futuro, vemos que la estimación de ventas en % para 2021 vs 2020, es de +10% para el 34,9% de los encuestados, el 9% cree que será muy similar al actual 2020, casi el 40% estima un crecimiento positivo dentro de la horquilla del 1 al 10% mientras que, algo más del 16% prevé un crecimiento negativo para el próximo 2021.

Si bien la digitalización ha venido para quedarse y sabemos que no siempre es fácil, lo demuestra nuestra actividad a lo largo de este periodo de pandemia, en el que la actividad comercial se ha mantenido de manera presencial en más del 70% de los encuestados. La digitalización, no obstante, avanza y avanzará aun más en los próximos meses y será elemento clave y decisivo en la supervivencia de todas las organizaciones. En el sector de la distribución, muchas de sus áreas ya están realizando esta transformación, pero, sin duda todavía queda mucho recorrido.

En el bloque puro de finanzas, a la pregunta sobre el % de impagos o aplazamientos a los que los distribuidores se encuentran sometidos, este se sitúa alrededor del 4%, algo más elevado que en anteriores cuestionarios realizados en estos meses de pandemia.

Sobre la opinión que expresa el asociado acerca del periodo de prórroga asumible para la devolución de los créditos ICO, las respuestas resultan muy dispares, si bien la media en nuestra muestra, se sitúa entorno a los 3 años.

Totalmente contundente es la respuesta, el 90% de los participantes, los que indican que se mantiene la reducción de clasificación a los clientes por parte de las compañías aseguradoras de caución y crédito.

Relacionado:  La chatarra electrónica, clave para el ahorro de energía

Si analizamos el ámbito laboral, en concreto sobre la cantidad de la plantilla afectada en estos momentos por los ERTE,s, vemos que el 74,4% de esta muestra, no tiene personal afectado dentro de este plan. Este porcentaje, como otros muchos datos que se pueden extrapolar de este estudio, deben ser tomados con absoluta precaución pues recordemos que, la muestra representa al 62% de los socios de ADIME.

Casi un 30% es el porcentaje de las plantillas que pueden seguir las indicaciones sanitarias de teletrabajo. Este hábito laboral, que ha venido acelerado también por la pandemia, muestra un comportamiento muy dispar en algunas organizaciones entendiendo que varía en función del tamaño y estrategia de recursos de cada negocio.

En cuanto al gran hándicap y nueva necesidad de supervivencia para cualquier empresa, la transformación digital, preguntamos a nuestros asociados en qué áreas o departamentos han activado nuevas herramientas de desarrollo digital. Esto es más que lógico y, así lo indica más del 95% de los encuestados que aseguran haber activado herramientas digitales, como mínimo, en un área de su empresa. Si entre los nuevos procesos de desarrollo digital, aparecen los habituales como logística, administración o compras, según la lógica de procesos que cada vez más nos aporta la tecnología, el más destacado y recurrente es, no obstante, el área comercial, donde está claramente una apuesta de futuro para mantener y crecer en esta nueva realidad.

Preguntamos, en último lugar, sobre cuáles son las principales necesidades digitales que nuestros asociados tienen abiertas en estos momentos, y aquí destacan todos los procesos de ERP así como el impulso al e-Commerce.

Las conclusiones son interesantes y aportan cierta luz sobre las realidades que está marcando esta pandemia en nuestras organizaciones y sin duda, ayudarán a conocer un poco mejor como está viviendo esta situación nuestro sector. Aunque a riesgo de pesadez, desde ADIME insistimos que, cuanta más participación más realidad y certeza podremos extrapolar, por consiguiente, mejores decisiones podremos tomar todos.

Finalizado este análisis, queremos agradecer desde ADIME el tiempo y dedicación delos socios participantes, recordando que este estudio solo representa al 62% del grueso de asociados de ADIME que a su vez representan al 80% de la distribución de material eléctrico de nuestro país.

En un mundo globalizado y ahora, aún más sensible a los cambios de tendencia, a una velocidad sin pronóstico tan solo un año atrás, nos encontramos con un panorama que nos obliga a estar conectados, si o si y, a cambiar dinámicas ancladas que antes nos resultaban eficientes, pero que ahora simplemente ya no son útiles.

adime
Foto: adime.org
COMPARTIR