España es el cuarto país en el sus residentes pagan más por su factura de electricidad. Los países escandinavos tienen algunos de los precios de electricidad más altos de Europa. 

Un estudio de SaveOnEnergy determinó cuánto gastan las personas en sus facturas eléctricas en varios países europeos. Para ello, triangularon datos de informe de Eurostat sobre los precios de la energía en los hogares en la UE en la segunda mitad de 2019; datos de Odysee-mure sobre el consumo de electricidad por vivienda y el salario medio de cada país europeo analizado.

El estudio reveló que el país en el que sus residentes pagan más por la electricidad es Portugal, ya que los portugueses destinan en promedio el 9,8% de su salario anual (10.023 €) en facturas de electricidad anuales por 983 €. Le sigue Croacia, donde la factura promedio anual tiene un coste de707 €, el 9,7% del salario promedio anual (7.306 €).

En tercer lugar se ubica Chipre, con una factura de 1.563 euros anuales, lo que significa el 9,6% del salario medio anual de dicho país (16.215 €). España es el cuarto país en el sus residentes pagan más por electricidad, al contar con una factura promedio anual de 1273 €, representando el 8,5% del salario anual (15.015 €).

La factura de electricidad más cara de Europa corresponde a Noruega, con 2.467 € al año por su electricidad. Sin embargo, en comparación con el salario medio del país (39.125 €), en promedio los noruegos gastan el 6,3% de su salario anual en facturas de electricidad.

Relacionado:  Agustín Escobar Cañadas, nuevo CEO de Siemens Mobility España

Suecia ocupa el segundo lugar, con facturas anuales de 1.767 €. En comparación con el salario medio anual (24 474 €), los residentes de Noruega gastan el 7,2% de su salario anual en facturas de electricidad. Chipre también ocupa la tercera posición en cuanto a las facturas más caras.

Por su parte, Bulgaria registra la factura de electricidad más barata de Europa, con un coste medio por hogar de solo 306 € al año, una diferencia de 2161 € en comparación con Noruega, que tiene las facturas de energía más caras. Los búlgaros gastan alrededor del 7,2% de su salario anual (4.224 €) en facturas de electricidad, situándose entre los 10 primeros países considerados en el estudio.

La segunda factura de electricidad más asequible de Europa corresponde a Hungría, donde gastan el 6,3% de su salario anual (5.852 €) en la factura de la luz (€ 370). Le sigue Polonia, con una factura de 390 € por hogar cada año, que supone el 5,5% de su salario anual (7.124 €).

Para ver más detalles del estudio ingresa aquí

factura de