Valencia es una comunidad altamente rentable para el autoconsumo, ya que cuenta con los precios más competitivos de toda España, lo que reduce los tiempos de amortización de la inversión.

La compañía especializada en instalación de paneles solares en viviendas unifamiliares, Otovo, ha realizado un estudio para determinar el potencial de la Comunidad de Valencia, analizando variables como el precio, el tiempo de recuperación de la inversión, las subvenciones y la radiación solar de la zona.

La irradiación solar en la comunidad Valenciana es entre 1700 y 1800 kWh/m2, lo que garantiza una alta producción de energía solar. Se estima que el 82% de los tejados en la Comunidad Valenciana son viables para el autoconsumo, lo que convierte a la región es una de las más rentables, debido a las compensaciones que se pueden recibir por devolver a la red los excedentes de la producción.

En cuanto al precio, el estudio revela que Valencia es una de las comunidades autónomas más competitivas. Entre las tres provincias de la comunidad, Valencia destaca con los mejores precios para las instalaciones de placas, con 2.700€ por 5 módulos. Sin embargo, los precios de toda la región resultan extremadamente rentables.

Otovo indica que Valencia cuenta cuatro tipo de subvenciones para energía solar:

  • Bonificación del IBI (Impuesto sobre Bienes Inmuebles)
  • Bonificación del ICIO (Impuesto sobre Construcciones, Instalaciones y Obras)
  • Deducciones del IRPF (que se aplica al hacer la Declaración de la Renta)
  • Ayudas autonómicas
Relacionado:  La geotermia, clave en la descarbonización de la energía en las ciudades y la lucha contra el cambio climático

Las provincias de Castellón y Alicante cuentan con las subvenciones más altas. En Castellón 61% de los municipios con una población superior a 10.000 habitantes cuenta con bonificación del IBI, mientras en Alicante es el 54%. En la provincia de Valencia apenas un 10% de estos municipios ofrecen ayudas para las placas solares.

Las bonificaciones del IBI y del ICIO dependen de cada ayuntamiento. En el caso de no contar con ningún tipo de bonificación o ayuda, la recuperación de la inversión se lograría a los 7 años. Si por el contrario, se contara con las mayores bonificaciones, como un ICIO con una reducción del 95% del impuesto e IBI al 50% durante 5 años, la inversión se amortizaría antes de los 4 años y medio luego de la instalación.

El estudio concluye que, «aunque la Comunidad Valenciana no es de las que mejores subvenciones tienen para la instalación de placas solares, es una de las zonas con mejores precios y tiene un gran potencial de generación de energía, lo que hace que el autoconsumo fotovoltaico sea muy rentable.»

Para acceder al estudio completo ingresa aquí

la inversión