El pasado 15 de octubre, la UNEF presentó al MITECO un documento que detalla su Estrategia Industrial, para lograr la modernización del tejido productivo español, apalancada por el sector fotovoltaico. La estrategia se basa en cinco ejes: sector eléctrico, política industrial, innovación y desarrollo, comercio exterior y formación.

La Unión Española Fotovoltaica (UNEF) ha diseñado una Estrategia Industrial, que pone al sector fotovoltaico, en el centro del proceso de la modernización del tejido productivo, siendo una pieza clave para la reestructuración de la economía nacional, haciéndola «competitiva, sostenible y limpia».

El documento fue presentado por UNEF a Teresa Ribera, ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, el pasado jueves 15 de octubre y está en sintonía con el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC), cuya meta es la instalación de unos 30 GW de nueva potencia fotovoltaica para 2030, lo que supone una inversión de alrededor de 20.000 millones de euros.

«La energía fotovoltaica es la fuente de generación eléctrica más competitiva tanto frente al resto de las renovables como ante las tecnologías convencionales”, señaló el presidente de UNEF, Rafael Benjumea, quien valoró positivamente el recibimiento de la ministra.

La Estrategia Industrial, propone aprovechar la ventaja competitiva de España con respecto a los países de la región: un mayor número de horas de sol. En concreto, plantea el objetivo de incrementar la capacidad fotovoltaica nacional entre 2 y 3 GW al año y detalla medidas y reformas en cinco ámbitos de acción.

Cinco ejes estratégicos:

  • Sector eléctrico: «garantizar un desarrollo estable de la nueva capacidad fotovoltaica», asegurando la introducción a medio plazo de entre 2 y 3 GW al año de nueva capacidad». «La previsión de un mercado estable y predecible, supone una mayor apuesta por parte de los actores económicos por las inversiones en I+D+i y en capacidad manufacturera».
  • Política industrial: implementar una estrategia que consolide la industria fotovoltaica nacional «buscando la movilización de la inversión privada y fomentando la digitalización”. El documento también destaca la necesidad de promover que el sector fotovoltaico sea reconocido como una cadena de valor de importancia estratégica para Europa.
  • Innovación y Desarrollo: en este eje se destacan tres medidas, 1) desarrollar un programa de innovación de tecnologías limpias que garantice la ventaja competitiva del sector industrial fotovoltaico nacional, 2) Fomentar la hibridación y el almacenamiento, 3) digitalizar el sistema eléctrico, incorporando las mejores tecnologías disponibles basadas en redes 5G.
  • Comercio exterior: mejorar la balanza comercial a través de la exportación de equipos fotovoltaicos, lo que supone considerar a las empresas del sector en los programas de promoción de exportaciones e inversiones, firmar acuerdos comerciales para eliminar las barreras a la exportación de componentes fotovoltaicos nacionales e introducir líneas de avales para fabricantes exportadores.
  • Ámbito de la formación: desarrollar planes de formación para la reconversión de profesionales afectados por la transición energética, hacia el sector fotovoltaico, así como el diseño de programas de formación en áreas como construcción y mantenimiento de plantas fotovoltaicas, para fomentar el empleo local.
Relacionado:  Foro Tendencias IoT: "Energy Efficiency & Sustainability"

En 2019, la contribución del sector al PIB nacional alcanzó los 7.700 millones de euros, empleando a unas 38.000 personas (directos e indirectos). A nivel de exportación, aportó 1.600 millones de euros a la balanza comercial.

Es por ello que desde la UNEF insisten en que el sector puede ser una pieza clave en la recuperación y modernización de la economía española, si se hace una «decidida apuesta por la fabricación nacional de componentes fotovoltaicos”, pues actualmente España fabrican el 60% del total de los componentes necesarios para la instalación de un parque fotovoltaico.

 

estrategia