Ayer el Gobierno presento los nuevos presupuestos generales y anunció una subida al Impuesto sobre el Patrimonio y al Impuesto sobre la Renta de Personas Físicas (IRPF). Estas subidas afectarán solo a las rentas más altas y tendrán un limitado impacto en cuanto a la recaudación. Dicha subida está prevista que afecte a un 0,17% de los contribuyentes, los cuales tienen unas rentas superiores a los 200.000 euros. En la presentación de los nuevos presupuestos Generales del estado (PGE), el Gobierno también dio a conocer una subida de otros tributos, como los que afectan al diésel, a las bebidas azucaradas y a los envases de plástico de un solo uso.

Durante la presentación de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) 2021, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, explicaron los detalles de este nuevo plan. Se anunciaron subidas sobre algunos de los grandes impuestos como son el Impuesto sobre Sociedades, el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) y el Impuesto sobre el Patrimonio. Según las estimaciones realizadas por el propio Gobierno estas subidas permitirán recaudar 946 millones de euros más.

Otros de los impuestos que van a registrar una subida, que ya se habían anunciado anteriormente, son los que afectan al diésel, a las bebidas azucaradas y también un nuevo impuesto sobre los envases plásticos. Estas modificaciones y el nuevo impuesto suponen un aumento en la recaudación de 1.281 millones de euros.

El presiente y el vicepresidente anunciaron que el Impuesto sobre la Renta de Personas físicas va a sufrir un incremento de dos puntos para las rentas del trabajo superiores a los 300.000. Esta medida afectará al 0,07% de los contribuyentes. También se aplicará un incremento de tres puntos para las rentas del capital superiores a los 200.000 euros, medida que repercutirá a un 0,08% de los contribuyentes. Según Hacienda estas medidas tendrán una afectación sobre 36.000 declarantes que representan el 0,17% del total.

El Impuesto sobre el Patrimonio dejará de ser necesario prorrogarlo cada año y pasa a ser indefinido. Este impuesto va a sufrir un incremento de un punto en el último tramo, que pasara a ser del 3,5%. Dicho tributo está cedido a las comunidades autónomas, lo que implica una afectación mínima a la recaudación estatal.

Los primeros presupuestos del gobierno de coalición modifican brevemente el Impuesto sobre Sociedades, la mayor afectación hace referencia a la limitación de la exención por repartición de dividendos. La exención por plusvalías y dividendos generados por filiales en el exterior se verá reducida y a partir de ahora será del 95%. Esta medida afectará a las compañías con un volumen superior a los 40 millones.

Después de la presentación oficial de los nuevos Presupuestos Generales del Estado (PGE), han aparecido ya las primeras críticas por diferentes expertos. Se ven estos presupuestos como un giño a los votantes de los partidos de la coalición – Partido Socialista y Unidas Podemos- dado que tendrán una afectación a muy pocos contribuyentes, hecho que producirá un incremento imperceptible a las cuentas del Gobierno.

Relacionado:  IFEMA implementa 1.600 cuadros inteligentes Schneider Electric

Dadas las circunstancias actuales, con un estado de alarma decretado recientemente y al inicio de una segunda ola del Covid-19, “Estos son unos presupuestos imposibles” señaló Mario Garcés, portavoz adjunto del Grupo Parlamentario Popular.

La subida que más van a notar las clases medias es la que hace referencia al impuesto al Diésel. En los nuevos presupuestos se prevé que dicho impuesto pase de tener un gravamen de 30,7 céntimos por litro a uno de 34,5 céntimos. Este impuesto está pensado como medida disuasoria y no como recaudatoria. Este incremento provoca que se reduzca la bonificación en 38 euros por cada mil litros. Dada la poca incidencia que va a tener este tributo sobre el contribuyente, menos de 3,50€ al mes si se realizan unos 15.000 kilómetros al año. Esta subida no va a tener afectación sobre el gasóleo bonificado y el de uso profesional.

El limite de las reducciones de la aportación a los planes de pensiones también se reduce y pasa de los 8.000 actuales a 2.000 euros. Sin embargo, el limite conjunto entre aportación del partícipe y de la empresa se incrementa y pasa de los 8.000 euros actuales a los 10.000 euros. El Gobierno va aplicar esta medida siguiendo las recomendaciones de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) con el fin de incrementar la progresividad. Según dicha entidad, un 58% de los propietarios de planes de pensiones hacen aportaciones inferiores a los 1.000 euros, lo que provocará a un número menor de contribuyentes.

El Gobierno de coalición también está diseñando la aplicación de nuevos gravámenes con fines medioambientales y para nuevos campos empresariales. El impuesto sobre los envases de plástico no reutilizable persigue reducir el consumo de este tipo de envases y sustituirlos por otros más ecológicos. Desde Moncloa señalan que este impuesto lo que pretende es incentivar la investigación hacia nuevos materiales y nuevos modelos de negocio más sostenibles fomentando sobretodo los productos reutilizables.

No se encuentra en las cuentas presentadas ayer por el presidente y el vicepresidente segundo, pero el acuerdo de Presupuestos incluye un pacto para regular el control de los precios del alquiler, así como una subida en el gravamen relacionado con la transmisión de inmuebles.

La regulación sobre los precios del alquiler se dará a conocer en los próximos meses dado que existen fuertes presiones por parte de grupos económicos tal y como reconoció el vicepresidente Iglesias. En cuanto a la transmisión de inmuebles se tiene en cuenta el llamado valor de referencia del mercado calculado por el Catastro con unas variables que hace que se supere el valor real de los inmuebles y se exigen más impuestos.

COMPARTIR