El Programa de Eficiencia Energética en regadíos presenta tres objetivos centrales: 1) reducir el consumo energético, 2) reducir el coste de la energía y 3) favorecer la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero, logrando una agricultura más competitiva y sostenible.

El pasado viernes 2 de octubre fue presentado en Coreses (Zamora), el Programa de Eficiencia Energética en los regadíos, que contará «con un presupuesto de 19 millones de euros hasta el año 2023″, según destacó Jesús Julio Carnero, consejero de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural. 

El programa busca optimizar el consumo de energía mediante la gestión de los riegos, la utilización de nuevas tecnologías y la introducción de energías alternativas renovables, para también reducir los costes de producción de las explotaciones de regadío donde el consumo de energía tiene un peso importante.

Carnero afirmó que “el precio de la energía ha tenido constantes incrementos y dado que el coste medio que supone un cultivo de regadío con un consumo medio de 5.000 m3/ha es de 203 euros/ha, hay que conseguir la mayor eficiencia energética posible”.

 

El programa se desarrollará en cuatro líneas

‘Energías alternativas, principalmente renovables’

El objetivo es establecer convenios entre los regadíos colectivos con comunidades de regantes (CCRR) y el Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y Leó(Itacyl), para independizar la competitividad de los regadíos, de los precios de la energía eléctrica.

Se han programado 8 actuaciones en las comunidades de regantes Canal de la Maya (Salamanca), Pisuerga, Soto del Cerrato y Becerril del Carpio en Palencia, Toro-Zamora (Zamora), y Tordesillas, Castronuño y Valoria la Buena en Valladolid. Las actuaciones cubrirán un total de 21.842 hectáreas, logrando una producción anual de energía estimada de 21.300 megavatios/hora, equivalentes al consumo de unas 6.000 viviendas al año.

La reducción en el consumo eléctrico podría alcanzar hasta un 40% (unos 60€/ha). En el caso de gases de efecto invernadero (CO2) la reducción se estima en 8.255 Toneladas/año. El Itacyl ejecutará las obras, que serán financiadas al 50% por ambas partes.

 

‘Aplicación de nuevas técnicas y sistemas de riego’

La segunda línea consistirá en lograr una reducción de la factura eléctrica, entre un 20% y un 30% de la potencia contratada (unos 20€/ha), a través de varios ensayos en riego por baja presión en tres cultivos representativos de Castilla y León (la remolacha azucarera, la patata y el maíz), lo que permitirá analizar la repercusión sobre el rendimiento y calidad de la cosecha con dos niveles de presión de riego. El estándar de 3,5 kg/cm2 frente a 2 kg/cm2.

Relacionado:  CEL y ANESE organizan desayuno de trabajo para analizar la eficiencia energética en las instalaciones logísticas

 

‘Riegos con presión natural’

Se busca optimizar el diseño de instalaciones para aprovechar al máximo la topografía del terreno, lo que permite llevar el agua «a la cota necesaria para asegurar la presión de consigna en la red con el nulo o mínimo aporte de energía eléctrica externa». La optimización supone un ahorro medio sobre los costes totales del cultivo del 12% (unos 200 €/ha).

 

‘Tecnologías al servicio del regante’

Se contemplan 5 sub-líneas de trabajo que tienen efectos directos e indirectos en el coste de riego:

  • Servicios de asesoramiento al regante: a través de la web Inforiego los agricultores podrán mejorar la eficiencia de sus sistemas de riego mediante la monitorización y telecontrol, ajustando la potencia demandada al consumo real en cada periodo o automatizando el riego durante las horas de menor costo.
  • Proyecto FaST: a través de una herramienta digital y gratuita, los agricultores podrán acceder a información detallada sobre las parcelas seleccionadas, incluidos los cultivos, la cantidad de animales y la cantidad de estiércol que generan. También se indica el uso racional de los fertilizantes para optimizar la producción agrícola y reducir el consumo energético del sector y las emisiones de gases de efecto invernadero.
  • Proyecto AGROgestor: el Itacyl probará esta herramienta con 100 parcelas de riego en la CCRR de Tordesillas, la cual pone a disposición de los usuarios la información más precisa y actual disponible en meteorología, edafología, teledetección y conocimiento fitotécnico de los cultivos integrados.
  • Proyecto ‘Monitor Miranda’: Diseño y desarrollo de herramientas que permitan consultar la evolución de parcelas e informar sobre diversos eventos que ocurran en ellas, tanto a través del teléfono móvil como desde el PC.
  • Ciencia del suelo: El Itacyl pondrá a disposición de los usuarios más de 13.000 muestras con georreferenciación y otras 14.000 a nivel de parcela, para realizar una gestión eficiente y sostenible de sus cultivos. En los próximos 2 años, se incorporarán otras 7.000 muestras de suelos de la zona de León y Palencia.

regadíos