La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) anunció la venta del 75% del negocio fotovoltaico de España, a través del acuerdo logrado entre ACS y el Grupo Galp Energía de Portugal.

ACS Servicios, Comunicaciones y Energía, filial del Grupo ACS, presidido por Florentino Pérez, ha concretado la venta del 75% del capital de sus proyectos de energía fotovoltaica en España a la petrolera portuguesa Galp Energía. El primer acuerdo se estableció en enero de este año y posteriormente en julio se modificaron los términos y condiciones para formar una joint venture entre ambas firmas.

Con esta negociación, se espera que la nueva empresa conjunta alcance un valor total de alrededor de 2.200 millones de euros, manteniendo los beneficios netos totales de unos 330 millones de euros para ACS. Galp Energía tendrá una participación mayoritaria con el 75,01%, mientras que la firma española mantiene una participación del 24,99%. La gestión de estos activos se llevará a través de un gobierno y estructura de control compartida entre ambos grupos.

Relacionado:  Las baterías en estado sólido podrían llegar a los coches eléctricos en 10 años

 

La nueva joint venture ACS-Galp Energía espera alcanzar una potencia de 2.930 MW

Como parte de la transacción, Grupo Galp Energía  ha abonado 325,5 millones de euros a la constructora española. La operación incluye los proyectos fotovoltaicos ya operativos, que suponen alrededor de 900 MW, los que se desarrollen y entren en funcionamiento hasta el año 2022 y 100 MW correspondientes a proyectos del año 2023, hasta alcanzar una potencia total instalada de unos 2.930 MW en proyectos que abarcan todo el territorio español.

Los activos y proyectos fotovoltaicos que serán traspasados a la joint venture, constituyen el 70% de la cartera de la filial Zero-E, que desde hace un año agrupa todas las iniciativas de ACS orientadas hacia la energía ‘verde’. El resto lo constituyen parques eólicos en un 27% y 3% en termosolares.

parque fotovoltaico acs