En la exposición virtual de Otoño de 2020 de la American Chemical Society, unos investigadores mostraron cómo, mediante una impresora 3-D para crear una estructura de carga y un material sostenible hecho con el suelo local, se pueden construir viviendas sin hormigón.

 

La estructura de carga 3D

Hay que tener en cuenta que la fabricación con hormigón es responsable de aproximadamente el 7% de las emisiones de dióxido de carbono, según la agencia internacional de Energía. A lo que también debemos sumar que es un material no reciclable.

Sarbajit Banerjee, principal investigador del proyecto, explica la importancia de este cambio dentro del sector: «Algunos investigadores han recurrido a la fabricación aditiva, o la construcción de estructuras capa por capa, que a menudo se realiza con una impresora 3-D. Ese avance ha comenzado a transformar este sector en términos de reducción de residuos, pero los materiales utilizados en el proceso deben ser sostenibles también.»

Por otra parte, Aayushi Bajpayee, estudiante de posgrado en el laboratorio de Banerjee en la Universidad Texas A&M, también ha aportado su visión sobre el asunto: «Históricamente, los humanos solían construir con materiales de origen local, como adobe, pero el cambio al concreto ha planteado muchos problemas ambientales. Nuestro pensamiento era hacer retroceder el tiempo y encontrar una manera de adaptar los materiales de nuestros propios patios traseros como un posible reemplazo del hormigón

Relacionado:  Solera presenta su nueva serie de mecanismos de superficie: serie Mural

 

El proceso para eliminar el uso de hormigón

En primer lugar los investigadores empezaron recolectando muestras del suelo del patio trasero y adaptando el material con un nuevo aditivo ecológico para que se uniera y fuera fácilmente extruido a través de la impresora 3-D. Pero también debemos tener en cuenta que los suelos varían según la ubicación, por lo que su objetivo principal era: «tener un «juego de herramientas» de química que pudiera transformar cualquier tipo de suelo en material de construcción imprimible.

Una vez superado este paso el siguiente proceso era confirmar que la mezcla soportara la carga. Esto lo han conseguido gracias a que los investigadores han fortalecido la mezcla de arcilla «cerrando» las capas microscópicas en su superficie para evitar que absorba agua y se expanda, lo que comprometería la estructura impresa.

Finalmente, el equipo planteó  mejorar las capacidades de carga del suelo para ampliar sus estructuras de prueba y acercarse lo más posible a un reemplazo para el hormigón.

COMPARTIR