Según los datos extraídos desde BloombergNEF, el 75% de la nueva capacidad de generación eléctrica instalada en el año 2019 preocedía de fuentes renovables. Y dentro de esta nueva tendencia podemos destacar con especial interés a las instalaciones fotovoltaicas, que suponen el 45% del total.

Como podemos deducir simplemente con los números, las instalaciones fotovoltaicas son el gran actor para que la energía verde supere a los combustibles fósiles. Además, todos los avances que se han producido en esta tecnología han permitido multiplicar casi por 15 el número de gigavatios de dicha fuente que entran en funcionamiento cada año desde 2010.

 

Los cambios que han dado lugar al incremento de instalaciones fotovoltaicas

En primer lugar, debemos entender que si bien es cierto que las instalaciones fotovoltaicas acostumbraban a ser un recurso de países ricos, esta tendencia está cambiando. Sí, son los países ricos los que ocupan las primeras posiciones a nivel mundial en cuanto a la generación de energía solar y de viento:

  • Dinamarca con un 55%.
  • Irlanda un 33%.
  • Uruguay un 32%.
  • Portugal y Reino Unido ambos un 28%.

Pero, por otro lado, también podemos encontrar un montón de países con economías emergentes que se están sumando a la última tendencia:

  • Mauritania un 24%.
  • Namibia un 21%.
  • Honduras un 19%.

Este nuevo cambio en la tendencia mundial lo explicó Luiza Demôro, analista de BloombergNEF,: «Las fuertes caídas en los costes de equipos solares — los módulos que van en los techos y en las grandes plantas — han hecho que la tecnología solar fotovoltaica esté ampliamente disponible para viviendas, empresas y redes.»

 

Relacionado:  Itaipú, la hidroeléctrica a la que le ha tocado el gordo de los 100 millones de KW/h

El retiro del carbón, un proceso más lento de lo esperado

En países como España hemos visto en el último año como se realizaban acciones para retirar las centrales nucleares que ya no son eficientes para dar paso a una energía limpia. Algo que también sucede en muchísimos otros países desarrollados.

Pero, si analizamos los datos mundiales con detenimiento, podemos observar que el mundo tiene más plantas de carbón que diez años atrás. ¿Por qué? Lo explica Ethan Zindler, máximo responsable de BloombergNEF en América: «Los países más ricos se están retirando rápidamente las plantas de carbón más antiguas e ineficientes porque no pueden competir con nuevos proyectos de gas o energías renovables. Sin embargo, en los países menos desarrollados, especialmente en el sur y sudeste de Asia, las plantas de carbón nuevas y más eficientes siguen en línea, a menudo con el apoyo financiero de los prestamistas chinos y japoneses.»

Esto también trae como consecuencia de que la energía solar tan solo suponga un 3% de la energía total generada en el mundo.

COMPARTIR