Para asegurar su continuidad, es vital que las instalaciones de Nissan en Barcelona trabajen con las baterías eléctricas. Para ello, es vital buscar un compañero y el mejor posicionado para ello es Schneider Electric con su filial InnoEnergy. Según las previsiones, este acuerdo supondría una inversión total de 3.500 millones de euros para mantener la plantilla de automotriz y crear 3.000 empleos directos.

Para conseguir ejecutar el plan tan solo resta el visto bueno del Ministerio de Industria. Por el momento se han realizado llamadas entre  el grupo francés, el ministerio, el Departament d’Industria de la Generalitat y Foment del Treball. Por su parte, la idea de Schneider Electric e InnoEnergy la han vinculado a través de la mesa del automóvil impulsada desde la patronal tras el anuncio del cierre de Nissan. Josep Sánchez Llibre, presidente de Foment, y Jordi Canals, del IESE, han liderado las conversaciones para atraer la inversión.

 

¿Qué significaría para Barcelona?

Una instalación de baterías eléctricas daría a Barcelona una tecnología poco desarrollada en España y llamada a ser una de las palancas de cambio en la automoción. Sobre esta situación habló Sánchez Llibre, que comentó: «Si a Catalunya no viene un fabricante de baterías eléctricas, de aquí a 10 años puede desaparecer el sector del automóvil.»

Relacionado:  Murcia persigue reducir en un 30% los consumos de climatización en sus centros sanitarios

En este sentido, tenemos que tener en cuenta que Seat sería un gran potencial cliente inversor gracias a su nuevo plan de inversiones de 5.000 millones para 2025.

 

Opciones más allá de Schneider Electric

Un fabricante de buses eléctricos y una marca de coches también mostró un interés, aunque menor, según comentó Sanchez Llibre. «Tenemos alternativas potentes y competitivas que van en la dirección de que cuando pase el 2021 –cierre previsto de la planta– podamos aportar proyectos industriales importantísimos.»

Otra opción importante también es LG Chem. Esta, según avanzó TV3, está en una fase inicial de las conversaciones, manejaría una inversión menor y permitiría salvar entre 1.500 y 2.000 empleos.

 

COMPARTIR