Los «Smart Hub» son de centros localizados donde se encuentran los aparcamientos solares, la carga de vehículos eléctricos, el almacenamiento de energía de las baterías, la gestión de la energía del vehículo a la red junto al generador y el uso de la energía local gestionada por un sistema de gestión de energía inteligente con el que se da un mejor uso de la energía a nivel local.

Estos centros cogen más importancia cuando nos damos cuenta de que los coches y los autobuses eléctricos son el transporte del futuro. Aunque para hacer frente a esta nueva realidad la red inteligente debe adoptar la carga en toda la extensión de la misma: «La inversión en infraestructura para apoyar el creciente número de vehículos eléctricos beneficia indirectamente a todos los consumidores de energía a través de precios más bajos y una menor intensidad de generación de carbono, ya que la carga inteligente de los vehículos eléctricos puede apoyar el aumento de la generación de energías renovables.»

 

El uso de los aparcamiento solares

Tanto los aparcamientos como los centros de transporte van a incorporar instalaciones solares, sistemas de almacenamiento de energía y gestión inteligente de la misma, por lo que permitirán una mayor carga de vehículos eléctricos con menos tensión en la red. Hay que tener en cuenta que gracias a este proceso conseguirán un gran ahorro para los promotores de infraestructuras y beneficiará a la sociedad en su conjunto.

Para los centros de transporte que obtengan energía limpia, los Smart Hub aportarán las siguientes novedades a nivel ecológico:

  • Las autoridades locales.
  • Los centros comerciales.
  • Los propietarios de aparcamientos públicos.
  • Los aeropuertos.
  • Los operadores de trenes.

Por último, también traerán grandes contribuciones a la gestión y estabilidad de la red. «Una carga flexible y rápida es esencial para facilitar la transición a los vehículos eléctricos de la manera más eficaz en función de los costos, permitiendo a todos los consumidores (incluidos los que no poseen un vehículo eléctrico) beneficiarse de un sistema energético más optimizado y evitando los costos de refuerzo.»

En ese aspecto, la electrificación del transporte por carretera tendrá importantes repercusiones en el sistema energético, aumentando así el consumo actual de electricidad en un 30% de cara a 2045. Este aumento significará un gran reto y un paso especialmente costoso para el sector de la energía, pero para que el Smart Hub puedan llegar un paso más allá, es importante asumir ese riesgo.

Relacionado:  Rittal participará en el próximo Foro Webinar Live! “Eficiencia Energética y Sostenibilidad en la Industria 4.0” de enerTIC.

 

Los propietarios de los aparcamientos solares

Los objetivos de los dueños de un aparcamiento solar pueden ser distintos:

  • Obtener una mayor cantidad de ingresos.
  • La prestación de un servicio a la comunidad.
  • Cumplir objetivos de descarbonización de la empresa.

Un ejemplo sería el caso del propietario de un aparcamiento de larga estancia, como los habituales en los aeropuertos. En el hipotético caso de tener 15.000 vehículos con una capacidad media de batería de 100kWh, el propietario va a tener que proporcionar más de 1 GWh en forma de almacenamiento energético. La utilización de esta potencia podría servir para maximizar los beneficios de la energía generada, lo que supondría un ahorro significativo para el aeropuerto tanto en forma de reducción de la factura eléctrica como de producción de CO2.

Diferente es el caso del propietario de un aparcamiento local. En primer lugar, porque el tiempo de estancia es casi siempre inferior a un día. En este caso, los beneficios residen en la oferta de carga de vehículos eléctricos de bajo consumo de carbono para estos clientes, aunque también se incluye el beneficio adicional de proporcionar varios puntos carga de vehículos eléctricos para los residentes locales que no tengan acceso al parking.

 

El lugar y uso de las instalaciones del Smart Hub

Para sacar el máximo rendimiento a los «Smart Hub» es necesario que cumplan sólidas consideraciones técnicas, operacionales y comerciales. Hay que tener en cuenta que el proceso de adopción de decisiones está especialmente dificultado por la incertidumbre en cuanto a la propiedad y el uso de vehículos eléctricos, el comportamiento y la preferencia de los conductores, y el futuro de los mercados eléctricos y los servicios.

Teniendo todo en cuenta, una persona que decida invertir en este sector debe ser consciente tanto de cuánto va a aumentar el número de vehículos eléctricos como del tiempo que el usuario pasará en la instalación, la cantidad de carga media necesaria y la velocidad con la que se va a llevar a cabo.

smart hub

COMPARTIR