La Comisión Europea, mediante su comité del Mecanismo Conectar Europa o Comité CEF (Connecting Europe Facility), aprueba la concesión de ayudas a dos proyectos situados en el Puerto de Valencia con lo que facilitarán y acelerarán la posibilidad de conectar los buques a la red eléctrica.

El primer proyecto es un estudio (EALING) para la coordinación de trabajos de puertos europeos “electrificados”. Mientras que el otro se trata de EALINGWorks Valenciaport, este permitirá cofinanciar la subestación eléctrica del puerto de Valencia, que recientemente consiguió el visto bueno de la Generalitat.

No debemos olvidar que ambos proyectos han sido redactados por la Autoridad Portuaria de Valencia (APV) y la Fundación ValenciaPort.

 

El proyecto Ealing

Este proyecto expresa la necesidad de acelerar todos los esfuerzos para:

  • Hacer frente al cambio climático.
  • Mejorar la seguridad y el rendimiento de los puertos.
  • Contribuir a la transición hacia una energía más limpia de los servicios de transporte marítimo prestados en las zonas portuarias.
  • Cumplir las nuevas condiciones derivadas de la interrupción tecnológica hacia la electrificación.

En cuanto al enfoque del proyecto, este estará centrado en la realización de los estudios necesarios para satisfacer la necesidad de construir nuevas infraestructuras OPS (Onshore Power Supply) o de mejorar las existentes en los puertos participantes y en la preparación de la documentación final para las licitaciones.

Gracias a ello, el proyecto estará adaptado a la Directiva 2014/94/EU. Dado que esta en su párrafo 5 del artículo 4 incluye que el suministro de electricidad en tierra se instalará con carácter prioritario en los puertos de la Red Central de la RTE-T y en otros puertos.

Relacionado:  La digitalización de las empresas medianas liderará el impulso de la industria española

 

El proyecto EALINGWorks en el puerto de Valencia

El objetivo principal en este proyecto es preparar la red eléctrica del puerto de Valencia para el suministro de OPS a los portacontenedores, transbordadores y cruceros en las nuevas terminales del puerto de Valencia.

Esta necesidad de mejora viene dada a causa de que los buques atracados requieren de una mayor demanda de electricidad. Y actualmente en el puerto valenciano se recibe una electricidad de media tensión (20kV) de tres subestaciones eléctricas diferentes de alta y media tensión: ST La Punta, ST Grao y ST Alameda.

Utilizar 200kV combinados con los requisitos de seguridad de suministro en los puertos hace que la cantidad máxima de energía a demandar de la red general para usos no instantáneos no debe exceder los 13 MW. Actualmente, el promedio medio de la demanda total de energía cae en torno a 7MW, aunque las demandas en torno a 10MW también son muy frecuentes.

Si realizamos una estimación conservadora de cuanta demanda de energía tiene un portacontenedor, esta es de aproximadamente 2 MW, 1 MW para un transbordador y más de 10 MW para los cruceros. Por lo que la demanda total de energía de los consumidores simultáneos en el puerto de Valencia superaría los 20 MW con mucha frecuencia, dato muy por encima de la potencia máxima alcanzable actual.

Este dato cambiará con la nueva subestación eléctrica. Ya que el puerto de Valencia recibirá electricidad a 132 kV. Esto dará lugar a una mayor demanda de energía que estará limitada por la capacidad de la subestación, que inicialmente será de 60 MW, ampliable a 90 MW.

COMPARTIR