CincoDías, junto a Acciona, organizó un encuentro virtual denominado Eficiencia energética, una oportunidad económica, donde los ponentes aprovecharon la ocasión para tratar los temas que más les preocupan: dotarse de una regulación concisa, fomentar la colaboración público-privada en los proyectos e impulsar la inversión para alcanzar los ambiciosos objetivos españoles y europeos en materia energética.

Sobre ellos, y el proceso de aplicarlos, habló Elena González, directora de servicios energéticos de Acciona. Ella destacó los pasos ya dados pero que el ritmo no es el adecuado: «El energético es un sector conservador, donde los cambios cuestan más, pero tenemos los ingredientes. Ahora hay que unirlos y plasmarlo en beneficios de descarbonización, que por ahora no está ocurriendo.»

En cuanto a la financiación de estos cambios, el alcalde de Sevilla, Juan Espadas pidió a las administraciones que hicieran un proyecto de Estado donde se movilizaran recursos tanto públicos como privados y hubiera más transparencia sobre «los recursos y cómo acceder a ellos.»

Pedro Antonio Prieto, director de ahorro y eficiencia energética del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), comentó que: «Hay tecnología suficientemente madura para la reducción del consumo, de forma rentable, y existen empresas especializadas y de servicios energéticos para recuperar la inversión con ahorros.»

Marta Castro, socia de economics & regulation en KPMG España, habló sobre el camino ya recorrido con el goteo de medidas proeficiencia de los últimos años. “Se cuenta con una batería de medidas que arrojan un ahorro de energía para 2030 de cerca del 40%, y solamente considerando el cambio tecnológico; ni siquiera estamos contabilizando los posibles cambios de comportamiento del consumidor. La mitad del potencial de estas medidas se podría alcanzar a un coste eficiente.»

https://iestrategies.es

¿Qué proyectos se están llevando a cabo?

En primer lugar, Prieto comentó que pese los esfuerzos, que tildó de actuación ejemplar, de algunos gobiernos locales, los proyectos integrados son más que necesarios. «Los ayuntamientos han optado por actuaciones parciales, faltan las que integren rehabilitación, movilidad, equipamientos… y no es sencillo porque ahí intervienen el urbanismo, el rediseño de redes de transporte público, que la ciudad sea densa o expandida… influye en la movilidad y en el consumo de energía, igual que el clima o la situación de las empresas

Jimenez Luga también mostró una clara apuesta por cambiar el chip y aprovechar al máximo los fondos disponibles que se deben combinar con la inversión privada: «sobre todo para medidas como la rehabilitación de la epidermis de edificios, aquellas que no tienen un retorno rápido.»

Relacionado:  La compañía Eurofred crea una nueva filial en Chile

Pero también hay que tener en cuenta que, obviamente, la inversión privada puede ser mayor. Prieto, como director de ahorro y eficiencia energética de IDAE, habló sobre la situación de la eficiencia energética en los edificios de uso residencial para obtener créditos: «Hemos detectado que en las comunidades de propietarios tienen problemas de acceso a financiación de los bancos. IDAE ha trabajado en suplir la falta de financiación privada porque las comunidades no tienen una figura jurídica clara y los bancos no les financian

 

El gobierno y sus modificaciones en la regulación

Cada vez el marco normativo es más claro y ello permite que los proyectos de eficiencia energética puedan producirse con más claridad.

En este aspecto, Gónzalez quiso referirse al último Decreto Ley en materia climática aprobado por el Ejecutivo, donde se contemplan nuevas figuras como la del agregador independiente. Desde la dirección de ACCIONA aseguraron trabajar en esta línea: «Hay que empezar a exigir que toda la cadena de suministro siga esos parámetros de sostenibilidad porque así las ofertas serán sostenibles.»

También debemos tener en cuenta que a causa de la situación vivida por la COVID 19, la UE refuerza compromiso por redoblar la inversión pública en sectores que se consideran estratégicos para las próximas décadas y para la recuperación económica de esta crisis, entre ellos el de la energía. Aunque Jiménez no está de acuerdo en como la administración toma cartas en el asunto: «Estamos excesivamente acostumbrados al incentivo. El mercado está absolutamente condicionado por él. Es una actuación cortoplacista: recuperar parte de la inversión de forma rápida, si no te encuentras muchas barreras para convencer a la administración e inversores.»

 

El papel del consumidor en la eficiencia energética

Según Castro, el principal problema por el cual pasan los consumidores es la escasez de información que estos obtienen: «Se necesita mejorar la información del consumidor. Además, a veces la financiación la tienen los proyectos grandes, pero cuando el consumidor va a emprender medidas de eficiencia energética, se encuentra con periodos de maduración de la inversión de 7 u 8 años y lo ve como una inversión de muy largo plazo.» Es por ello que propuso aplicar formas de financiación como las hipotecas verdes o desgravaciones de impuestos de la propiedad.

COMPARTIR