Desde la Alianza Rehabilitar el Futuro proponen al gobierno veinte nuevas medidas para activar la rehabilitación energética de edificios y aprovechar su potencial como motor de la recuperación económica y de la lucha contra el cambio climático.

Hay que tener en cuenta que el impacto económico de la eficiencia energética tanto residenciales como terciarios es inmediato y a la vez reduce las emisiones y mejora la calidad de vida de los ciudadanos.

 

La estrategia para la Rehabilitación Energética

El Gobierno remitió la semana pasada la Estrategia a Largo Plazo para la Rehabilitación Energética del Sector de la Edificación en España (ERESEE 2020) a la comisión europea. Según las estimaciones realizadas en esta solo de la intervención en la envolvente térmica y las instalaciones térmicas se movilizarían una inversión de 27.112 millones de euros entre 2021 y 2030. De estos 27.112 millones, un 27% procedería de fondos públicos.

Según los datos de la ERESEE 2020, estas actuaciones generarán entre 33.000 y 88.000 puestos de trabajo al año.

Por otra parte, la estrategia remitida a Bruselas por el Ministerio de Transporte, Movilidad y Agenda Urbana calcula un ahorro de 7.206 millones de euros en la factura energética de los hogares. También verán un buen impacto positivo en las cuentas públicas y un aumento en la renta disponible de los hogares en todos los tramos de renta, pero con una incidencia sensiblemente superior en los tramos más bajos.

Relacionado:  Formentera habilita un servicio de información para las ayudas de energía fotovoltaica

 

El objetivo de la estrategia de la Rehabilitación Energética

El escenario base de la estrategia es un ahorro en el consumo de energía final de los edificios de uso terciario de 47.395 GWh (un 35,94%) para el periodo 2020-2050, repartido del siguiente modo:

  • Un 12,9%, de 2020 a 2030.
  • Un 20,1%, de 2030 a 2040.
  • Un 7,9% de 2040 a 2050.

También debemos tener en cuenta que la rehabilitación constituye una herramienta para mejorar la calidad de vida de las personas en situación de vulnerabilidad y de pobreza energética.

COMPARTIR