Todos estaremos de acuerdo que el gran eslabón por superar para llegar a la totalidad en movilidad eléctrica es el alto precio de los coches eléctricos. Es por ello que, cuando un público entero pasa a moverse en un coche eléctrico, es cuanto menos curioso.

Y esto es lo que ocurrirá en el pueblo francés Appy, ubicado cerca de la frontera con España. Dado que al ser un pueblo de tan solo veinticinco habitantes, Renault prestará su Renault ZOE a cada uno de ellos durante tres años. El principal objetivo de ello es demostrar que el coche eléctrico también encaja en espacios rurales.

 

Appy recibirá más que un coche eléctrico

Además de disponer de un Renault ZOE durante tres años, el fabricante de vehículos también proporcionará un cargador de pared a cada casa para que así puedan recargar el vehículo eléctrico en su mismo hogar y también instalarán un cargador en el centro del pueblo. Por lo que, teniendo en cuenta que habitan 2,2 personas por hogar en Appy, habrán entre once y doce nuevos ZOE en este pequeño pueblo.

Relacionado:  India tiene un nuevo tren que se mueve con energía solar

 

¿Qué significa el acuerdo para Renault?

El próximo 21 de julio se celebrará la presentación por parte de Renault y el alcalde del pequeño pueblo francés, pero desde la marca de vehículos ya han dejado las primeras declaraciones al respecto, dejando entrever sus objetivos: «Si los habitantes de Appy, que viven en uno de los pueblos más alejados de todas las comodidades, adoptan la movilidad eléctrica, entonces está al alcance de todos.» Comentaba el presidente de la compañía, que también dejaba entrever que la adopción del vehículo eléctrico «no hace la vida cotidiana más complicada.»

Ahora habrá que ver si el boca a boca entre la gente de las comodidades del vehículo eléctrico hacen suficiente tarea de buena publicidad respecto a estos y eliminan el problema que supone el precio de venta.

coche eléctrico

COMPARTIR