La central térmica de Compostilla del Sil (León) puso punto y final a su actividad el pasado 30 de junio y desde Endesa están trabajando para la substitución de los 1.050 MW de potencia instalada que tenía dicha central. Substitución por la cual van a invertir 600 millones en 700MW tanto eólicos como solares que serán promovidos durante los siguientes años.

 

Los 700MW instalados y los proyectos que traen con ellos

Actualmente, más de la mitad de los megavatios instalados ya tienen su conexión a la red confirmada. De forma que 450MW estarán repartidos en los siguientes lugares:

  • Parques de Alto Cabrera (144MW).
  • Parques de Trabadelo (110 MW).
  • La planta solar de Villameca (196 MW).

Por otro lado, ya están en trámite los proyectos que ocuparán los 250MW restantes.

También cabe destacar que estas instalaciones producirán 2.900 puestos de trabajo al año durante las fases de construcción, que serán entre el 2023 y el 2025. En cambio, en el momento de actividad de las instalaciones tan solo habrán 55 personas operando de forma fija.

Relacionado:  Endesa calcula que cuatro hoteles de Lloret suman una deuda y fraude de casi 380.000 euros

 

¿Qué significa el cierre de la central térmica de Compostilla II?

Después de sesenta años de actividad, la planta pondrá el cierre a su operación para poder cumplir con los nuevos requerimientos ambientales que han entrado en vigor el uno de julio. Por lo que ahora solo se encuentran a la espera de que el Ministerio para la Transición Ecológica emita una resolución autorizando el cierre de la planta.

En cuanto a la planta térmica, tenía hasta tres grupos operativos con los que llegaba a los 1.050 MW, mientras que otros dos grupos -que ya habían sido dados de baja por obsolescencia y están ya en proceso de desmantelamiento- sumaban 480MW.

No olvidemos que ya en el 2018 Endesa había presentado la solicitud de cierre de la instalación para poder trabajar en su plan de conseguir un sistema energético totalmente descarbonizado.

central nuclear
COMPARTIR