Uno de los mayores mercados mundiales, por no decir el mayor, en cuanto a vehículos eléctricos y su producción es China, por lo que no es de extrañar que la empresa líder mundial se encuentre en el citado país asiático. Concretamente, estamos hablando de CATL, quienes tienen más de la mitad de la cuota de mercado de China.

Ahora han dado un paso más allá y están realizando su expansión internacional, construyendo una fábrica en Alemania con la que suministrarán baterías a BMW y otros fabricantes europeos.

 

La historia de CATL

La empresa fue construida en el 2011 por Zeng Yuqun, también conocido como Robin Zeng, un joven empresario que por aquel entonces ya empezaba a cosechar su propia fortuna. Aparte del poder de inversión, también hay que tener en cuenta lo oportuno que fue Robin Zeng: justo un año atrás el gobierno Chino había empezado a lanzar subsidios para incentivar la venta de vehículos eléctricos. 

Aunque no fue hasta el 2015 cuando la empresa de CATL dio el gran salto gracias a la política que protegía la producción nacional que adoptó el gobierno Chino. Esta medida (que duró del 2015 al 2018) consistía en que el Ministerio de Industria y Tecnología de la Información, que regulaba la industria China, publicaba de forma anual una lista con los productores nacionales más recomendados. De forma que los consumidores chinos dejaron de lado otras marcas como Samsung o LG Chem.

Relacionado:  Más de 6.000 familias participaron en los talleres de Cruz Roja sobre eficiencia energética

Este fue el período que llevo a CATL a ocupar más de la mitad de la cuota de mercado en su país y a Zeng a tener una fortuna valorada en 13.100 millones de dólares, según la revista Forbes.

Actualmente, la empresa tiene tres plantas en China con las que son capaces de producir celdas de baterías que sumaban una capacidad anual de 31,7 GWh, dato que significa el 51% de la producción China.

 

El proceso de expansión de CATL

Como hemos comentado anteriormente, la empresa va a realizar su primera fabrica a nivel internacional con el fin de producir baterías para BMW. Aunque ambas partes llevan ya tiempo trabajando juntas, concretamente desde el 2012 cuando ambas partes firmaron su primer contrato de suministro.

Tal y como declaró el mismo Robin Zeng, este movimiento no solo fue importante a nivel económico, sino que también aportó los rigurosos estándares técnicos que los ingenieros de BMW trasladaron a CATL para el proceso de fabricación de celdas de batería.

Tampoco debemos pasar por alto que el pasado Febrero consiguieron firmar un acuerdo con Tesla por el suministrarán baterías de litio-ferrosfato a la compañía.

 

El nuevo objetivo de CATL

En una entrevista a Bloomberg, el presidente de la compañía declaró que CATL está lista para baterías capaces de alimentar un vehículo eléctrico durante 2 millones de kilómetros y 16 años.

Y el objetivo actual es seguir mejorando en ese aspecto hasta convertir la empresa en un líder tecnológico a nivel mundial.

CATL

COMPARTIR