La frase ya la has escuchado desde hace años: estamos inmersos en la Cuarta revolución Industrial, y aquellas compañías que no sigan la estela del progreso están condenadas a la irrelevancia.

El problema es que aquello que separa o distingue a esta Cuarta Revolución Industrial de sus predecesoras es la velocidad a la que tienen lugar los cambios; para aquellas tendencias que en el pasado había años, incluso décadas para adaptarse, ahora apenas tenemos meses antes de que un solución disruptiva sustituya a la anterior.

En este artículo, queremos seguir aportando un contenido de calidad al lector, por lo que hemos tratado de prever qué tendencias tecnológicas serán las que marquen el devenir de la industria durante los próximos meses.

 

La Inteligencia Artificial como servicio

La Inteligencia Artificial es, sin lugar a dudas, la tecnología con mayor poder trasnformador en la actualidad. En palabras de «Bernard Marr«, gurú tecnológico y escritor de la revista FORBES: «La mayoría de las empresas han comenzado a explorar cómo pueden usar la inteligencia artificial para mejorar la experiencia del cliente y optimizar sus operaciones comerciales. Esto continuará en 2020, y aunque las personas se acostumbrarán cada vez más a trabajar junto con IA, diseñar y desplegar nuestros propios sistemas basados en IA seguirá siendo una propuesta costosa para la mayoría de las empresas«.

Es por esto que la mayor parte de las aplicaciones de la inteligencia artificial continuarán llevándose a cabo a través de plataformas que la ofrezcan como servicio: alimentándolas con nuestros propios datos y pagar para que los algoritmos hagan sus cálculos y nos ofrezcan sus conclusiones.

A lo largo del presente año 2020, veremos una adopción más amplia y un grupo creciente de proveedores que probablemente comenzarán a ofrecer aplicaciones y servicios más personalizados para tareas específicas o especializadas. Esto significará que ninguna compañía tendrá excusas para no usar Inteligencia Artificial.

 

Redes 5G

A pesar de las ridículas campañas que acusan a la quinta generación de redes móviles de estar creada para controlarnos, dispersar la COVID19 y casi casi que de asesinar a Kennedy, lo único que nos van a proporcionar será una mayor velocidad de descarga y subida, así como un mayor número de puntos de acceso por unidad de superficie.

Activa desde 2019, será en este 2020 cuando el 5G se establezca de manera definitiva en nuestras vidas, haciendo que las redes móviles sean mucho más usables – incluso las redes cableadas que se ejecutan en nuestros hogares y negocios. Las empresas deben considerar las implicaciones comerciales de tener acceso a Internet súper rápido y estable en cualquier lugar. El mayor ancho de banda permitirá que máquinas, robots y vehículos autónomos recopilen y transfieran más datos que nunca, lo que conducirá a avances en el área de Internet de las cosas (IoT) y maquinaria inteligente.

Relacionado:  Rittal presenta con ZutaCore una solución de “direct chip cooling” para HPC

 

Conducción autónoma

No, 2020 no será el año en el que empecemos a ver de manera cotidiana vehículos sin conductores en nuestras carreteras, pero sí es el año en el que esta tecnología empieza a entrar en su punto de maduración y los reguladores, legisladores y autoridades competentes empiezan a comprender la serie de cambios que habrá que llevar a cabo de cara al día en el que la conducción autónoma sí sea algo tan común como ahora lo son los conductores malhumorados.

 

Medicina predictiva y personalizada

La tecnología está revolucionando el mundo de la salud desde el diagnóstico hasta el tratamiento. Los relojes inteligentes y demás dispositivos capaces de capturar datos biológicos de manera instantánea permitirán no solo diagnosticar de manera inmediata sino casi que predictiva un gran número de afecciones que hasta ahora solo se detectaban cuando la persona ya presentaba síntomas.

En cuanto al tratamiento, veremos enfoques mucho más personalizados. Esta «medicina de precisión» permitirá a los médicos recetar medicamentos con una exactitud mucho mayor precisión y tener un mejor control sobre su evolución, gracias a la gran cantidad de datos que se recogerán del paciente.

La Inteligencia Artificial nos permite conocer cada vez mejor cómo el cuerpo y los medicamentos se combinan entre ellos a la hora de combatir distintas enfermedades específicas.

 

Tecnología Blockchain

Blockchain es uno de esos términos que no cada vez escuchamos y utilizamos con mayor frecuencia pero que si alguien que se expone al mismo por primera vez nos pidiese que se lo explicáramos aún tendríamos dificultades para hacerlo de una manera clara y concisa.

El Blockchain, de manera muy simplificada, viene a ser un libro de contabilidad digital que se usa para registrar transacciones pero de una manera segura debido a su naturaleza encriptada y descentralizada. A lo largo del pasado año 2019 vimos como comenzó a crecer cierto escepticismo sobre esta tecnología, con los primeros comentaristas argumentando que quizás se estaba exagerando su utilidad.

Sin embargo, el hecho de que gigantes como FedEx, IBM, Walmart y Mastercard siguieran invirtiendo una cantidad ingente de dinero, activos y recursos en la implementación y desarrollo de esta tecnología, parece haber disipado algunas dudas que quedarán completamente olvidadas el día que el Blockchain les comience a reportar los beneficios que se le presupone.

Las 5 tendencias tecnológicas que definirán el próximo año

COMPARTIR