No hay que echar la vista muy atrás para encontrar un tiempo donde el carbón tuviera un papel principal en la generación de energía. Pero ahora el panorama está empezando a cambiar y la energía renovable, con su ritmo de bajada de precio, está siendo la energía predominante del mercado. Tal es así que de cara a 2050 la previsión es que la energía eólica ocupe el 50% de la generación eléctrica a nivel mundial.

También hay que tener en cuenta que las energías renovables tienen dos hándicaps que favorecen su crecimiento: el cambio climático y los avances científicos que están enfocados hacia ellas. De forma que la Agencia Internacional de Energías Renovables hizo público un informe en que, analizando el ritmo de las renovables, se prevé que en pocos años será una fuente de energía fiable y más barata que los combustibles tradicionales.

A día de hoy, según se público en el informe, las energías más baratas son la eólica y la terrestre. Ya en 2017 los precios estaban situados en:

  • Las turbinas eólicas rondaban el coste medio de 0,06 dólares por kwh e incluso bajaron a 0,04.
  • La energía fotovoltaica estaba en 0,10 dólares por kwh.
  • Los combustibles fósiles ya tenían un precio de 0,05 a 0,17 dólares por kwh.

Pero es que a estos datos se le debe sumar que a tres años vista la energía solar debería producir electricidad a 0,03 dólares el kwh.

La energía mareomotriz como alternativa

Para defender el caso de la energía mareomotriz los expertos afirman que a pesar de los altos costos en construcción, los bajos precios en mantenimiento y operación compensan el desnivel económico. De forma que a día de hoy es una gran energía renovable lejos de ser explotada.

Es de esperar que con el paso del tiempo la industria de la mareomotriz sea más investigada y llegue a los niveles de la energía terrestre o hidráulica.

Y en este caso, al conseguir otra alternativa de energía renovable, debe servir para acercarse más a los objetivos fijados por el Acuerdo de París. Cumplir con el acuerdo debe ser un fin básico para todo país europeo, dado que busca mantener el aumento de la temperatura mundial muy por debajo de los 2 centigrados en todo el siglo.

El caso de la energía hidroeléctrica es bastante similar a la mareomotriz. Ya que tiene un promedio de coste barato, 0,05 dólares por kwh pero el problema lo encontramos en el costo de la construcción de las plantas. Prueba de ello es que en los últimos años la construcción de embalses ha disminuido por la cantidad de dinero -y de tiempo- que requieren.

Relacionado:  LG y EDP Solar se unen para potenciar los paneles solares en España

El panorama mundial de la energía renovable

Actualmente la energía renovable ya está un paso por encima de los combustibles fósiles. Tan solo hace falta ver como en los Estados Unidos las energías renovables pueden sustituir el 74% de la energía generada a través de carbón y obtendrán un ahorro inmediato en los costos de producción. Para seguir creciendo, las expectativas es que este porcentaje suba al 85% en 2025.

A la hora de escoger la tecnología adecuada para la generación de energía se tiene en cuenta decisiones públicas a nivel internacional, nacional y local. Y en todo ello, los factores más determinantes es los que nos dan el costo. Por lo que hay que valorar los bienes y contras de cada fuente de energía. Por ejemplo, en la energía hidroeléctrica, la geotérmica y la nuclear encontramos un alto capital de construcción. En la energía solar y la eólica un alto capital y el problema del espacio, dado la tierra que ocupan. Aunque estas dos son las que mayor demanda generan dado su nulo coste de producción y la energía verde que generan.

En busca de explotar estos dos casos, en los Estados Unidos prometen energía 100% limpia en el 2030. Y analizando los costos -según Wood Mackenzie– costaría 4,5 billones de dólares lograrlo. Además, el aumento de la capacidad de energía renovable debe crecer considerablemente y aumentar el doble de su capacidad de transmisión, que actualmente es de 20.000 millas.

Finalmente, también se debe tener en cuenta que solo pueden tener energía solar en el día y la energía eólica aumenta su producción a la noche. Por lo que, contando con que producen 1.085 gigavatios diarios, deben poder producir tal cantidad con ambos sistemas. El problema surge cuando la energía eólica de USA solo produce energía para un 34% del día mientras que la solar para un 25%. Por lo que deben encontrar una alternativa para ese 40%.

COMPARTIR