Uno de los temas más candentes desde que dio comienzo el mundo de la robótica es el empleo que habrá una vez instalados estos. Por ello, desde la Federación Internacional de Robótica han querido defender a los suyos: «Los robots crean empleo. Las empresas de todo el mundo están aumentando su uso de robots industriales: en cinco años, el stock operativo global aumentó en aproximadamente un 65% a 2,4 millones de unidades (2013-2018)». Además, desde la Federación señalan que en la industria aeromotriz, el sector con más robótica, el empleó de 2013 a 2018 aumentó un 22% de 824.400 a 1.005.000.

Aunque estos datos no cuadran con los generados por el IFR: «contradicen las conclusiones publicadas recientemente por la oficina de noticias del MIT sobre la investigación del economista Daron Acemoglu«. Ya que según los datos, basados de 1990 a 2007, se ve un efecto negativo general de los robots en el empleo de las comunidades más bajas de USA. Aunque desde el mismo IRF, otras personas reabren el asunto apuntando que: «la experiencia reciente en los EE. UU., Europa y Asia demuestra lo contrario. Sin embargo la adopción de robots probablemente será un determinante crítico del crecimiento de la productividad para la economía posterior a COVID-19″

Milton Guerry, presidente de IRF explica el fenómeno de la robotización en el empleo: «El impacto de la automatización en el empleo no es en ningún aspecto diferente de las oleadas anteriores de cambio impulsado por la tecnología. El aumento de la productividad y las ventajas competitivas de la automatización no reemplazan los trabajos: automatizarán las tareas, aumentarán los trabajos y crearán otros nuevos.»

Relacionado:  Reino Unido inaugura una planta solar flotante

La importancia de la robótica para la productividad

No es solo el empleo y lo que puede pasar con él. Sino también lo que implica a la hora de facilitar el trabajo y realizarlo de forma más óptima. Y una investigación realizada por la OCDE muestra como utilizando la tecnología de forma óptima, el trabajo es diez veces más efectivo. Es por ello que desde IRF apuntan a la necesidad de una colaboración entre la industria, el gobierno y las instituciones educativas. «Los incentivos de política gubernamental deberían fomentar la inversión empresarial en capacitación y apoyar la financiación de la educación. Esto probablemente acelerará la introducción de robots, lo que conducirá a un renacimiento de la producción industrial en algunas regiones y traerá de vuelta los empleos.»

Es por todo ello que, desde IRF, esperan que una vez superado el COVID 19 y se vuelva a toda la actividad industrial, la robótica sea un paso importante.

robótica

COMPARTIR