ABB ha celebrado un acuerdo con el mayor distribuidor de alimentos de Noruega, ASKO, y su grupo, NorgesGruppen, con objeto de proporcionar a su creciente flota de camiones eléctricos una infraestructura de carga. Actualmente, ASKO cuenta con 600 camiones que circulan por las carreteras cada día y se ha fijado el objetivo de lograr una distribución de alimentos que genere cero emisiones para 2026. No se han hecho públicos los datos económicos.

ABB respaldará a ASKO con una infraestructura de carga fiable y eficaz para camiones eléctricos de batería en centros de distribución repartidos por todo el país. Los primeros cargadores de alta potencia, 150 C (150 kW), de ABB para vehículos pesados (HVC) ya están funcionando en el centro de distribución que ASKO tiene en Oslo. Van a cargar inicialmente dos camiones Scania eléctricos de batería, que serán luego seguidos por más.

ASKO tiene el firme propósito de ser sostenible y lograr la neutralidad climática. Esto implica que debemos trabajar en medidas de eficiencia energética y, por supuesto, en recursos renovables” afirmó Svein Sollie, director de transporte en ASKO. “Esta meta precisa una inversión de envergadura, especialmente en energía y transporte. ASKO va a estar al volante de estas áreas y tenemos que atrevernos a invertir. Además, debemos estar dispuestos a pagar más de lo que precisaría un rendimiento empresarial normal. La elección de ABB para facilitar la carga de camiones se basó en su experiencia internacional, abanico de casos de uso y soluciones técnicas”.

La especial atención que pone ASKO en los vehículos de emisiones cero se traduce en la flota de vehículos pesados más ambiciosa jamás vista en Noruega. Como líder internacional en soluciones de movilidad eléctrica, esperamos poder aportar nuestros servicios, experiencia y soluciones de carga en pos de un futuro con un transporte más sostenible”, dijo Frank Muehlon, responsable de negocio global de Soluciones de Infraestructuras de movilidad eléctrica de ABB.

Relacionado:  Gran encuentro de prescriptores sobre tendencias de la luz en el nuevo showroom de Simon en A Coruña

La flexibilidad y la eficiencia generales resultarán vitales para que las soluciones funcionen en perfecta armonía con otros usos que se hacen de la infraestructura eléctrica.

Marius Aarset, principal responsable técnico de ASKO, añadió: “Nos centramos en soluciones que tienen en cuenta otras actividades como cargar transpaletas eléctricas, sistemas de refrigeración y células solares en los centros de distribución a fin de evitar picos de potencia, prever las necesidades de carga y optimizar los procesos de carga eléctrica, por ejemplo, con relación a las operaciones de carga y descarga de mercancías”.

ASKO ha sido un precursor en el uso de camiones de emisión cero en Noruega. Arrancó en Oslo, en 2016, con un camión adaptado procedente de los Países Bajos, con una carga útil de cinco toneladas métricas y media. A comienzos de 2020, puso en marcha en Trondheim cuatro camiones Scania propulsados por hidrógeno, con un peso bruto de 26 toneladas métricas y una autonomía de 500 kilómetros.

Luego llegaron a la capital noruega los ya mencionados camiones Scania eléctricos de batería, con una carga útil de unas diez toneladas métricas y una autonomía especificada de hasta 120 kilómetros. ASKO ha pedido un total de 55 camiones Scania de este tipo y fue el primero del país en hacer un pedido de diez camiones Tesla Semi. Estos últimos van a tener una carga útil de 36 toneladas y una autonomía de hasta 800 kilómetros.

Los cargadores de ABB, integrantes de la oferta de ABB Ability™ de servicios y soluciones digitales en todas las áreas de negocio, ofrecen conectividad a la red, lo que permite que los operadores de red puedan configurar y monitorizar los puntos de carga de forma remota, minimizar los tiempos de inactividad y aumentar la eficiencia.

COMPARTIR