El informe «Global Big Data Analytics in the Energy Sector Market» presentado por Orbis Research este año 2020 ofrece un exhaustivo análisis de la industria tanto a nivel mundial como regional, ahondando en qué tecnologías se están implementando y cómo están afectando a los distintos mercados.

De entre todas las conclusiones que podemos extraer del informe, la más relevante habla sobre la incidencia que el Big Data y el análisis de los datos recopilados en el sector energético está teniendo en en mismo.

 

Aprovechando datos para entender el futuro

Durante los últimos años estamos viviendo una época disruptiva en el mundo de la energía, pivotando cada vez más hacia fuentes renovables tanto por cuestiones medioambientales como económicas.

Ante este cambio de paradigma, las empresas necesitan información para tratar de predecir qué va a pasar en el futuro y hacia dónde deben dirigir sus esfuerzos e inversiones. La información, obtenida mediante el análisis de los datos recopilados gracias a la digitalización del sector, se ha convertido en el principal objeto de deseo de las compañías que buscan maneras de optimizar sus operaciones.

Y si el giro de la industria hacia los mercados renovables ha sido el principal causante de que las empresas se den cuenta de la importancia de los datos, la reciente caída en el precio de los combustibles fósiles como el petróleo es la causante de que esta tendencia se esté convirtiendo en el nuevo paradigma.

Una mayor cantidad de equipos, como turbinas eólicas o paneles solares fotovoltaicos, requerirá más Inteligencia de las Cosas y software analítico para funcionar de una manera más óptima y mantenerse de forma correcta – y en algunos predictiva.

Relacionado:  Cinco maneras de trabajar con más seguridad gracias a los comprobadores FieldSense de Fluke

 

El efecto del análisis de datos en la industria

Pero el uso de los datos no solo es útil desde un punto de vista predictivo, donde solo quieres tratar de adivinar las futuras tendencias del mercado, sino que también tiene mucho que ofrecer desde un prisma productivo. Un informe de Capgemini publicado el pasado 2019 estimó hasta en 813 mil millones de dólares los beneficios disponibles en la industria en caso de llevar a cabo una optimización total de la misma.

El principal obstáculo entre el punto actual y esa bolsa de beneficios es, según el citado informe, la escasez general de talento en los campos de la ciencia de datos y las energías renovables; lo que requerirá atención e inversión inmediatas.

 

Y en la sociedad

Por último, el informe destaca la importancia de los medidores inteligentes, a los que presenta como una solución clave en el progreso de la integración de datos y análisis con la industria energética. Sus pronósticos mejorados permiten pronósticos mejorados permiten abaratar los costes, optimizar el uso de energía y disminuir la que se desperdicia, lo que también tiene un impacto positivo neto para el medio ambiente.

Este último punto será a su vez uno solo de los beneficios que el grueso de la sociedad obtiene con una digitalización y análisis de datos del sector energético que podrían llegar a cambiar la forma en que vivimos, trabajamos y nos relacionamos con el mundo.

El futuro de la energía pasa por el Big Data y el análisis de datos

COMPARTIR