Gracias a un acuerdo que han alcanzado con la empresa sueca Enride, la marca de supermercados alemana Lidl va a empezar a utilizar camiones eléctricos. Este acuerdo viene dado de la unión que hicieron ambas marcas en 2017 y demuestra que cumplen con su fin: realizar un transporte de mercancías más sostenible, con menos gases contaminantes e incluso automatizar los repartos.

Si bien es cierto que aun tienen muchos pasos que dar para cumplir todos los objetivos, ya han dado uno importante para ello. Y es que aunque está por definir que tipo de camión será -es de esperar que tenga un diseño convencional-, desde el próximo octubre veremos como salen a trabajar los primeros camiones eléctricos.

El proceso de entrada de los camiones eléctricos

En primera instancia, el proyecto va a comenzar en la ciudad de Estocolmo, capital de Suecia. Ya más adelante, habiendo comprobado la efectividad de estos, se pasarán a usar en más zonas de Suecia, ampliando el área de operación.

Relacionado:  Energía celebra esta semana la subasta de interrumpibilidad para 2017

Pensando ya más a largo plazo, desde ambas partes coinciden en que el objetivo inicial es electrificar y automatizar el reparto de mercancías. Aunque ambos son conscientes de las complejidades que significa esto a corto plazo, por lo que se van a seguir centrando en la electrificación y la automatización. Mientras lo demás irá surgiendo según avance el proyecto.

Por parte de Lidl, el principal objetivo lo tienen situado de cara a 2025. El cual se basa en tener una red logística en el país sueco totalmente libre de combustibles fósiles para entonces. Lo que como consecuencia, también, les proporcionará un ahorro en los costes de transporte.

Para conseguir toda esa electrificación de su red, va a ser vital el acuerdo con Einride, dado que la mayor parte de sus vehículos serán proporcionados por la empresa. Además, se incluirán algunos camiones sin conductor.

camiones eléctricos

COMPARTIR