El sector industrial está sufriendo una fuerte crisis económica y de actividad derivada de la COVID-19. A todo ello, debemos sumarle una continua guerra de precios que no ayuda a solventar el problema. Por ello, toda buena noticia que llega se recoge con los brazos abiertos.

Quorum, empresa líder de software, ha publicado un informe en el que se comparten los conocimientos sobre la industria del petróleo y el gas y el proceso de modernización de los mismos. 

Dicho informe supone un cambio de tendencia, la industria necesitará aplicar cambios en un futuro muy cercano y el conocimiento de Quorum supone un importante aporte de valor. Para ser consciente de ello tan solo hace falta ver las últimas declaraciones desde la Agencia Internacional de la Energía sobre las condiciones comerciales que se acercan: «Suponiendo que las restricciones de viaje se suavicen de cara a la segunda mitad del año, las previsiones dicen que la demanda mundial del petróleo en 2020 se reducirá en 9,3 millones de barriles diarios respecto a 2019. Con lo que se perderá casi una década de crecimiento

Por lo que, llegados a este punto, la agilidad y la eficiencia de las operaciones cogen un papel vital en el nuevo paradigma y desde Quorum tratan de aportar soluciones con el mencionado informe.

La tecnología debe estar actualizada por la industria

La principal conclusión a la que llega la empresa es que las industrias de petróleo y gas, por promedio, tienen un elemento común: su tecnología está desfasada. Las estadísticas muestran que un 90% de los encuestados afirma que a causa de que la tecnología no da abasto y su trabajo se ve dificultado.

Los ejecutivos son conscientes de ello y se ha visto reflejados en el informe. El 80% de los ejecutivos de petróleo y gas considera que a causa de una tecnología insuficiente, su personal podría acabar abandonando la empresa. El problema real surge cuando el 60% afirma que poner una solución a ello resulta demasiado costoso.

Aún así, de nuevo un 90% de los ejecutivos consideran que una mayor inversión tecnológica acabará causando un mayor éxito en el futuro. Sobretodo en este punto, se espera que el informe de Quorum sea utilizado como un impulso para ello.

Sobre este cambio de la industria habló el responsable de la empresa que hizo el informe, el CEO Gene Austin. «Las empresas no necesitan revisar y alterar su actual status quo, sino que necesitan modernizarlo. Con cada paso que da la industria hacia una nueva era, nos entusiasma seguir al lado de estas para ayudar a innovar en tecnologías que no solo optimizan sus operaciones actuales, sino que impactan directamente en los resultados conseguidos.»

Poner la industria en el futuro

Realizar un cambio en la manera de ver la industria del petróleo y del gas trae consigo una nueva filosofía operativa, filosofía que debe estar informada por las tendencias tecnológicas contemporáneas y exitosas, al igual que la forma en la que han sido implementadas. En todo esto se incluye:

  • Software adaptable.
  • Enfoque hacia la flexibilidad e innovación.
  • Alimentación de datos más rápida.
  • Automatización de procesos robóticos.
  • Uso de análisis de datos.
  • Planificación de la sucesión de talentos.
Relacionado:  La luz sube en abril, sobre todo por las noches

Persiguiendo ese fin, desde Quorom también han recomendado invertir en cuatro tecnologías básicas para estructurar el marco necesario:

En el caso de conseguir integrar adecuadamente estos cuatro aspectos, se pueden conseguir vincular entre sí con el fin de formar un ciclo de auto-mejora con el que se permita las máximas oportunidades de optimización operativa. Con esto, la industria lograría evaluar de forma ágil múltiples datos de diversas fuentes, al igual que retroalimentar a los responsables de la toma de decisiones, con lo que se permite las mejoras en tiempo real y se reducen los costos significativamente. 

El director general de Concho Resources, Kang Chen, cree que establecer todo esto es esencial para digitalizar la empresa. Tal y como mostró en sus declaraciones. «La calidad de los datos era un claro desafío y las organizaciones se pasaban entre el 95% y el 75% de su tiempo limpiando datos. Mientras que solo entre el 3% y el 5% se lo pasaban analizándolos.» El director general puntualizó sobre la situación que han vivido en su empresa. «En concho solo se aprovechó del 10 al 20% de los datos que obtuvimos. Esta investigación nos hizo abrir los ojos de como no le estábamos sacando rendimiento a nuestros propios datos.»

 industria

COMPARTIR