En Asturias han visto como a causa del confinamiento, la industria del sector del metal bajaron su actividad al 23% durante la quincena que se estableció que solo podían trabajar los servicios esenciales. Ahora, con la vuelta la plantilla media que se encuentra trabajando es del 78% y su actividad se encuentra en un 64% del total.

Según los datos recogidos en la encuesta de FEMETAL, en la actualidad, el 86% de los trabajadores que siguen trabajando lo hacen de forma presencial, mientras que solo un 14% puede realizar teletrabajo.

Desde la patronal comentan que estos datos muestran como la situación del sector es una situación de subactividad, enseñando como el sector apuesta por la continuidad de los trabajadores. Eso sí, «con importantes medidas de seguridad preventivas que, aunque no permitan el desarrollo de una actividad plena, si garantizan la seguridad de los trabajadores ante posibles contagios.»

En la encuesta, también se ha visto reflejado como el 32% de las empresas que han reducido su actividad ha sido a causa de la caída de la demanda, un 29% a causa del cese temporal de la actividad de sus clientes y un 11% a causa de la falta de suministros.

Relacionado:  Metal X avanza a imprimir en 3D piezas de cobre puro

Poniendo vista al futuro, en cuanto a las perspectivas de cara a las próximas semanas, hasta un 64% de las empresas del metal asturianas, se prevé que el nivel de actividad se mantenga en las próximas semanas, un 27% prevé incluso reducirlas, un 8% quiere aumentarla y solo un 1% detendrá la actividad por completo.

 

La visión de la patronal del metal

Según Femetal, siguen existiendo margen de mejoras para que todas las empresas puedan mantener su actividad, como puede ser el aplazamiento de los tributos mientras siga la pandemia o la flexibilización, agilidad y cercanía a las empresas en la tramitación de las líneas de crédito ICO sin que éstas incurran en el endeudamiento insostenible.

Por otra parte, específicamente solicita que se refuerce la estrategia de exportación frente a los mercados internacionales, al igual que prolongar de forma suficiente la tramitación de los ERTE y, de forma imprescindible, la planificación veraz del descalonamiento que facilite las medidas de conciliación laboral y las inversiones de infraestructuras tecnológicas que buscan el teletrabajo.

metal

COMPARTIR