La parada a nivel económico que ha provocado la crisis del COVID 19 también ha tenido sus efectos en el mercado de los derechos de emisión de CO2. Poniéndonos en contexto, antes de llegar la pandemia, el precio del carbono en el viejo continente ya estaba descendiendo. Pero a finales de marzo su caída fue hasta el 30% comparando con los datos del año anterior. El 23 de marzo cayó a 14,34 euros el contrato de referencia del carbono europeo, aunque una semana después recuperó su posición por encima de los 20 euros.

Vertis Environmental Finance, consultora especializada en mercados de CO2, advirtió que esta caída lo había situado entre los dos peores productos energéticos después del petróleo.

 

La cronología de la caída del CO2

El mercado permanecía estable hasta finales de febrero, aunque ya hiciera un mes de que el COVID-19 había llegado a Europa. Y fue a finales de febrero, con la explosión del virus en Italia, cuando empezó a caer bruscamente.

Sobre la caída y su por qué, en primer lugar, José María García Berrendero de Iberia Sales Country Manager, de Vertis, indicó que: «Este mercado está muy relacionado con otras variables, además del precio del petróleo. También influyen los mercados financieros que se mueven por expectativas de futuro y aunque todas las bolsas se hundieron a mediados de marzo por el pánico al coronavirus, la realidad es que están subiendo ligeramente porque se plantea que la recesión sea en forma de V o de W.»

Y él mismo seguía con: «Los derechos de emisión se compran también como un activo de especulación por parte de inversores y fondos y estos están buscando activos baratos aprovechando la coyuntura, así que no parece que vaya a haber un desplome de los precios del carbono.»

 

Relacionado:  Avanza el proyecto de Iluminación singular del centro histórico de Jerez

Los cambios en el mercado industrial

La crisis del Coronavirus también ha traído cambios en el mercado europeo industrial, que es el principal usuario de los derechos de asignación de CO2. En 2018, las empresas industriales cubiertas por el EU ETS llegaron a emitir 763 millones de toneladas en CO2, por ponerlo en contexto.

Con la situación actual que conlleva al continente parado, se prevé que las emisiones industriales caigan entre un 10 y un 15% en 2020. Aunque desde Vertis puntualizan que todas las previsiones son tan solo estimaciones aproximadas y pueden variar según la estrategia para recuperar la economía de cada país.

Tampoco debemos pasar por alto que la reducción del nivel de producción viene también por un descenso de la demanda de energía. Poniéndolo en contexto, la producción nuclear francesa llegó a un mínimo histórico desde 1991, cayendo un 18% en marzo con 30,6 TWh en marzo. En el caso de la generación eléctrico también vimos como registraba un menor consumo debido a la menor necesidad de la industria. La consecuencia de estos hechos, según se espera, es una reducción de la demanda de derechos de emisión.

El desarrollo de los precios en el EU EUTS dependerá del desarrollo que tengan la pandemia. Veremos cuando las empresas con acciones cotizadas publiquen sus resultados del primer trimestre a finales del mes de abril y muy probablemente proporcionen una guía sobre lo que espera para el resto de este año.

CO2

COMPARTIR