Tal y como confirmó Pedro Sánchez a toda España el pasado domingo, el próximo 9 de abril se reunirá el consejo de ministros para ampliar el estado de alarma hasta el próximo 26 de abril. Pero eso sí, volverá a ser con las condiciones que teníamos antes del 26 de marzo. Es decir, que los servicios no esenciales, como construcción e industria, volverán a su actividad.

Además, a no ser de algún cambio de última hora, también terminará el periodo de cobro del permiso retribuido recuperable. Sobre esto, habrá que tomar especial atención a como se resolverá el tema de las horas devueltas. Es de preveer que sea ampliando turnos, trabajando algunos fines de semana o los festivos.

Según el decreto, esa normativa se aplicaba desde que comenzó, hasta el 9 de abril. Dado que el resto de la semana coincide con semana santa. Por lo que, hasta el lunes 13, la actividad quedará paralizada. Entonces, esta deberá volver pero con las preceptivas medidas de prevención y de seguridad recomendada por las autoridades sanitarias.

Relacionado:  La fiabilidad y durabilidad marcan la Campaña de Verano 2016 de Mitsubishi Electric

 

La vuelta a la normalidad de sectores (y población) más allá de la construcción

En la rueda de prensa en la que compareció Pedro Sánchez, se anunció que en el momento que se acabe el estado de alarma, tal y como estaba previsto, se realizará un regreso progresivo hacia la normalidad. Al igual que con la economía, que tendrá una reconstrucción ahora que está paralizada.

Para ahora a los que van a trabajar en la construcción y más tarde para todos, desde el Ejecutivo prepararán una guía de actuación con las medidas de higiene y de protección que los trabajadores que retornen a sus puestos deberán adoptar, que serán compatibles con la reactivación de la productividad.

Sobre si se va a obligar a toda la población a utilizar mascarillas en sus desplazamientos, es un tema en el que Pedro Sánchez no se quiso mojar, pero sigue sobra la mesa.

construcción

COMPARTIR