Desde el Gobierno han puesto en marcha el aval de los 100.000 millones por parte del Instituto de Crédito Oficial. Aval que se va a destinar a garantizar la liquidez de todas esas empresas que están siendo afectadas económicamente por el COVID-19. Y este martes, el Gobierno aprobó los primeros 20.000 millones de dicho aval.

Para acabar cubriendo estas pérdidas, destaca el hecho de que el Estado cubrirá alrededor de un 70% de estas. Mientras que el reparto de estos números, será progresivo. Con un 80% para PYMES y autónomos. Mientras que será un 70% para las grandes compañías en nuevos créditos y un 60% en renovaciones.

Según explicó María Jesús Montero, la línea de avales se ha lanzado con efectos retroactivos del 18 de Marzo, será para nuevos préstamos y renovaciones, para llegar a poder poner en marcha un sistema de liquidez que mantenga activo el sistema productivo y el empleo. Además, el objetivo de estos es abocarlo a los salarios, facturas pendientes y circulante, “así se mantenga la actividad económica y no se destruya empleo”. Todos estos préstamos, tendrán un plazo máximo de cinco años. 

Por parte del gobierno no han determinado las condiciones de los créditos a conceder por los bancos con estos avales. Pero si la misma Hacienda y la portavoz han apelado a la “responsabilidad” de las entidades al fijar los tipos de interés de la financiación al sector privado. Por lo que, el comunicado del Ministerio de Economía hace referencia al precio previo que estuvieran ofreciendo los bancos, antes de la epidemia del coronavirus.

 

El reparto de los primeros 20.000 millones

Lo primero que hay que destacar es que este primer reparto será equitativo. Una mitad a autónomos y pymes y la otra a grandes empresas. “Se ha empezado con 20.000 millones con condiciones distintas para empresas con mayor músculo financiero que PYMES y autónomos. En cuanto esta cantidad se agote entrarán nuevas líneas automáticamente hasta que se llegar a los 100.000 millones anunciados. Si en algún momento por la demanda o por la situación del mercado se necesita un ajuste, estaremos en posición de abordarlo.”

También cabe destacar que la portavoz del Gobierno también solicitó abrir el grifo del crédito a empresas en problemas, ya que cuentan con líneas de liquidez desde el Banco Central Europeo (BCE). “Las entidades financieras desde el primer momento han trasladado su voluntad de poner a disposición del tejido empresarial líneas de crédito para mantener la actividad. El Gobierno ha aprobado una batería de medidas para auxiliar al tejido empresarial con liquidez o moratoria en impuestos para permitir que paguen los salarios a sus trabajadores y expedientes de regulación temporales de empleo (ERTE).”

Relacionado:  Carlsberg gana en seguridad y eficiencia con la instalación de las luminarias LEDVANCE

Las empresas y autónomos que van a poder solicitar estos avales serán aquellos que no estuvieran en situación de morosidad a 31 de diciembre de 2019 y en procedimiento concursal el 17 de marzo de 2020. El coste de aval lo asumirán las entidades y estará entre 20 y 120 puntos básicos.

La moratoria de las hipotéticas

La línea de avales anteriormente mencionada anteriormente, unida a las financiaciones que han ido anunciando los bancos últimamente, suman los 200.000 millones que anunció en primer lugar el Gobierno.

Y los cinco grandes bancos: Santander, BBVA, CaixaBank, Sabadell y Bankia, acaparan actualmente tres cuartas partes de la cuota de mercado en pymes. De tal manera que llegarán a asumir unos 150.000 millones de esos 200.000.

A esto se le debe sumar que desde el Gobierno se anunció una moratoria para el pago de las hipotéticas en aquellas familias que están afectadas por el coronavirus. Aún así, la letra pequeña de estas ha generado disconformidad entre hipotecados y bancos, por lo que en los próximos días pueden haber cambios.

Ejemplos de países que han tomado medidas de este tipo son:

  • Alemania: Abrió un programa de garantías para financiar el tejido empresarial sin límites. Donde se cubra el 80% de las potenciales pérdidas por morosidad en las grandes empresas y el 90% en las PYMES.
  • Reino Unido: El paquete de avales llega a alcanzar los 330.000 millones de libras con un 80% para todas las empresas.
  • Bélgica: La banca asume el 3% de la morosidad. Entre el 3 y el 5% se reparten las pérdidas del banco y del Estado y a partir del 5% el sector público cubre el 80%.

gobierno

COMPARTIR